perfil en facebook

7/15/2016

Sueldo básico universal


Santiago Villarreal Cuéllar

El país de la Utopía de Tomás Moro; una sociedad de sueños y quimeras. Dejadnos soñar, que muchos sueños se plasman en la realidad. Son algunas máximas de distintos pensadores que a lo largo de la historia sueñan con un mundo más humano, más cercano al cielo abstracto, ese cielo de los cristianos y musulmanes, que para algunos estadistas como Hugo Chávez y José ‘Pepe’ Mujica, debe ser trasladado a la tierra. Educación, salud y seguridad social universal gratuita, fue la premisa de las democracias occidentales desde principios del siglo XX. La mayoría de naciones europeas logró estos beneficios sociales, y algunos países latinoamericanos instauraron estos derechos fundamentales. No es un regalo, sino unos derechos humanos que todo estado debe procurar para sus miembros. Desafortunadamente en Colombia estos derechos continúan siendo utopía. Nuestra educación no es gratuita hasta la secundaria y mucho menos la universidad. Nuestro sistema de salud es el más mediocre del mundo, y la seguridad social es una entelequia entregada a una minoría de personas que no llega a los treinta dólares mensuales. Nadie puede vivir con esa miseria.

Pues bien, ese mundo de utopías ahora propone instaurar un sueldo básico universal, es decir que toda persona reciba desde su nacimiento hasta su muerte un salario básico que garantice su supervivencia sin importar si cuando sea adulto consiga un empleo. La idea está siendo debatida y estudiada por Olli Kangas, actual director del Instituto Finlandés de Seguridad Social. En Francia es defendida por Baptiste Mylondo, quien la asocia a reducir drásticamente las desigualdades sociales en el mundo. También Nicole Teke y Yin Yué, miembros del Movimiento Francés para la Renta Básica, fundado en 2013, promueven la idea sin importar los calificativos que reciben de otros pensadores neo-liberales que son reacios a la propuesta. Pero lo más importante es que en Europa, tanto derechistas como izquierdistas, están de acuerdo con esta renta básica universal, diferente a los políticos latinoamericanos donde la izquierda pregona algunos derechos avanzados y la derecha los rechaza. Para los europeos de todas las tendencias ideológicas, estos temas constituyen hablar y debatir sobre lo fundamental, es decir de la máxima dignificación del ser humano.


La idea apenas está en embrión, pero seguramente no tardará mucho en constituirse en derecho en Europa. Pensadores como el belga Philippe Van Parijs, Koenig y De Basquiat, quienes elaboraron un proyecto para la Unión Europea, creen que esta sería una forma de compensar a muchas personas que perderán sus empleos en el mundo debido al avance de la tecnología, que cada día son reemplazados por robots y otras máquinas.          

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario