perfil en facebook

7/18/2016

Cafesalud en cuidados intensivos


Santiago Villarreal Cuéllar

El traslado de cienos de miles de usuarios pertenecientes a la liquidada Saludcoop para Cafesalud, dio un golpe mortal a esta entidad prestadora de salud, que igual a las demás, espolia el dinero del estado y las contribuciones de los usuarios del régimen contributivo, prestando un pésimo servicio. La moribunda entidad es hija de la liquidada Saludcoop, que primero la robaron sus directivos y accionistas mayoritarios, y después los liquidadores estatales acabaron de sacudir los últimos peniques que quedaban. Cuando el ministro de la protección social anunció con bombos y platillos que los beneficiarios de la liquidada y exprimida Saludcoop pasarían a gozar los privilegios de Cafesalud, quizá muchos colombianos ingenuos creyeron semejante embuste. Pero fue peor el remedio que la enfermedad. En los primeros meses comenzaron a cambiar de sedes en distintas partes del país, ocasionando un traumatismo injusto a los usuarios. Empezaron a escasear los medicamentos en las nuevas farmacias destinadas a entregarlos. Si bien hay algunas mejoras en cuanto a facilitar consultas especializadas de forma virtual, de nada sirve al paciente si el medicamento prescrito por el Galeno nunca llega a esas farmacias encargadas de su entrega.  


El drama más deprimente lo viven los pacientes con patologías de alto costo, cuyos fármacos no se entregan desde hace dos meses, poniendo en serio peligro la vida de estos cientos de miles de personas que padecen estas enfermedades. Ahora ha circulado la noticia que esta E.P.S. no entregará estos fármacos sino en ciudades capitales, como si no supieran que la mayoría de pacientes no poseen recursos para trasladarse de sus lugares hasta las distantes urbes. La forma cínica, con mentalidad criminal como los altos directivos están manejando esta entidad, en detrimento de la calidad de vida, la dignidad y los derechos fundamentales de los usuarios, no tiene parangones históricos en ninguna parte del mundo. Lo peor es que ni el gobierno, ni el congreso hacen nada para cambiar el fracasado sistema de salud de Colombia.      

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario