perfil en facebook

8/16/2013

Secreto del billete bautizado


Santiago Villarreal Cuéllar
Para que nunca falte dinero en el bolsillo, tener buen éxito en las empresas, industrias y toda clase de negocios. Así reza la leyenda, que quien logre poseer el billete o moneda bautizada, será inmensamente rico. La denominación del billete o moneda no interesa, pues lo mismo es si se trata de pesos, dólares, euros, quetzales, córdobas, o soles. Lo importante es que se trate de dinero contante y sonante.
¿Pero, cómo se adquiere un billete o moneda bautizada? Revelaré el secreto: se necesita apadrinar un niño hombre, y al momento de bautizar la criatura, se toma un billete o moneda y se coloca en la mano derecha; sin que el sacerdote se percate, el padrino tendrá la suficiente osadía para tener dicho dinero en su mano, y al momento en que el sacerdote eche el agua bendita sobre la cabeza del niño, el padrino recibirá dicha agua encima del billete o moneda. De esa forma queda bautizado el dinero, que se convertirá en el más precioso amuleto. El objeto así bautizado deberá ser cargado por la persona, debidamente camuflado en una pequeña bolsa elaborada de tela de satín color verde. Necesariamente deberá portarse en el bolsillo o billetera. A partir del día en que comience a poseer dicho amuleto, los negocios empezarán a florecer y sus empresas a prosperar, y toda asunto relacionado con negocios que tengan relación con dinero serán exitosos.
Ahora, es de advertir que el billete o moneda bautizada llevará el nombre del niño que se bautizó. Y algo muy importante para tener en cuenta: el niño apadrinado quedará hereje, pues al bautizar el dinero, el niño quedará sin dicho sacramento. Esto es considerado como algo pecaminoso por parte de la Iglesia Católica y el individuo que posee el talismán, responderá por el resto de su vida por dicha herejía. El secreto es conocido en culturas netamente católicas como, México, Centro América, naciones caribeñas y Colombia. En estos tiempos modernos muy pocos conocen y practican este secreto.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario