perfil en facebook

7/21/2016

Las pataletas de Vargas Lleras


Santiago Villarreal Cuéllar

“Con este gamín no se puede.” Fue la expresión del flamante Vice-Presidente de los colombianos Germán Vargas Lleras, siendo ministro de Vivienda, el 30 de abril del año 2014, en visita a la ciudad de Arauca para entregar viviendas gratis, y un ciudadano reclamó por algunas irregularidades. Durante su visita a Neiva el pasado 14 de julio, también reprochó ácidamente al alcalde por las denuncias hechas por su secretario de gobierno Alfredo Vargas, sobre la presunta entrega a personas que no necesitan estos inmuebles. No se puede tapar el sol con los dedos. En muchos municipios donde se han construido viviendas gratis, hay muchas irregularidades y corrupción. En Pitalito también se entregaron apartamentos a familias que poseen otros bienes inmuebles, y hábilmente los camuflaron para ser beneficiados. Cualquiera que visite los bloques residenciales de esta ciudad podrá evidenciar que el 25% de estos inmuebles están arrendados, porque sus propietarios no los necesitan. Otros están en venta, y ya existen varios con promesa de compra-venta, cuya escrituración se realizará cuando sea otorgado el respectivo permiso para legalizarlo. Los lotes contiguos a los bloques también fueron entregados por la anterior administración a dedo, muchos de ellos a personas que tenían vínculos laborales con la alcaldía y otros a gente que no los necesita porque tienen comodidades económicas. En la construcción de los apartamentos hubo serias irregularidades pues cuando escrituraron algunos figuraban de tres habitaciones terminadas, cuando en realidad no tienen sino dos y en obra negra. Por ese motivo se cambiaron las minutas de las escrituras, que en algunos casos no se han legalizado a la fecha. De manera que el señor Vargas Lleras no puede decir a los cuatro vientos que no hay corrupción. Otra cosa es que él no conozca los casos como los de Pitalito, pero estamos terminando de recopilar documentos para enviarle a él, a la señora ministra, y a la Procuraduría General para que se enteren de estas anomalías.   


Retomando el caso del Vice-Presidente, éste personaje siempre ha sido arrogante, orgulloso y hasta grosero cuando alguien le hace reclamos. No posee las relaciones humanas de un estadista, ni siquiera de un político con carisma. Quizá por esa razón es adicto al tabaco y el alcohol, para controlar la ansiedad y mitigar sus constantes pataletas. Se considera dueño del país, y lo es, porque pertenece al linaje de esa rancia oligarquía colombiana, pero debería ser más humano, amable y respetuoso con quienes no tienen la fortuna de venir de esa estirpe. Ojalá los colombianos no se les vaya ocurrir elegir presidente a semejante cascarrabias.      

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario