perfil en facebook

5/04/2016

Masturbarse en pareja


Santiago Villarreal Cuéllar

Muchos creen que solo las personas solas, específicamente los púberes y adolescentes son quienes auto-estimulan sus genitales o se masturban. O mejor, parten de la creencia que solo cuando no se tiene pareja la única forma de descargar emocionalmente la genitalidad es mediante esta práctica. Pero resulta que la masturbación no solo constituye una fuente de conocimiento del placer que nos brinda nuestro propio cuerpo, sino que compartirla resulta más placentera, y gratificante.

Necesariamente debemos tener una pareja educada sexualmente, que comprenda que no solo mediante el coito mutuo se obtiene placer, sino auto-estimulando a su pareja sin llegar a la penetración genital. Estimular las zonas erógenas de su compañera o compañero constituyen un elemento esencial como acto preliminar de muchas parejas para conocer sus cuerpos, excitarse y prepararse para auto-estimularse mutuamente.

Posteriormente viene la etapa más interesante que es la masturbación. Si son heterosexuales, el hombre puede utilizar sus dedos para acariciar e introducirlos en la vulva y vagina de su pareja. La mujer puede masajear suavemente el pene de su compañero utilizando sus manos, con el propósito de prolongar el placer y evitar eyaculación precoz. Las mujeres llegan más fácilmente al orgasmo mediante la estimulación con los dedos de su compañero, que mediante penetración de pene.

Pero no solo los dedos originan gran placer en las mujeres; los estímulos con la lengua de su compañero (sexo oral), constituye una extraordinaria e incomparable fuente de placer. El sexo femenino vivirá momentos inolvidables y embriagadores de placer al ser estimuladas sus zonas genitales con la lengua de su pareja. Otro tanto puede hacer la mujer con el hombre; practicar sexo oral será mucho más placentero que hacer masajes manuales. Si son parejas homosexuales o lesbianas, también pueden utilizar estas técnicas; en este caso será el ano la zona erógena más sensible de la pareja homosexual. Un buen estímulo con el dedo bien lubricado o con la lengua, ocasionará una verdadera explosión de placer a su compañero.        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario