perfil en facebook

5/20/2016

La inevitable caída de Nicolás Maduro


Santiago Villarreal Cuéllar

Comprar una batería para autos en Venezuela tarda dos días; las colas de vehículos en los lugares donde venden este elemento son interminables; colas parecidas se observan día y noche en autoservicios. Hace unos años las colas eran para pagar en estos negocios; hoy son para comprar víveres y en muchas ocasiones no logran el objetivo. La inflación se disparó a niveles similares a los vividos semanas antes del “caracazo” en 1989, cuando Carlos Andrés Pérez aplicó el paquetazo neo-liberal. Esos hechos dieron al traste con el régimen de la cuarta república surgida del Pacto de Punto Fijo; modelo diseñado en Washington para esa nación y para Colombia con el frente nacional.

La llegada de Hugo Chávez al poder trajo consigo reformas estructurales que consiguieron mayor equidad en la sociedad venezolana, pero especialmente para los más pobres. La educación, la salud, la cultura, el deporte, las relaciones internacionales, se fortalecieron como nunca antes en la historia de este país. Fue la era gloriosa y prospera de la quinta república, logro alcanzado gracias a la bonanza petrolera. Venezuela ha sido privilegiada por la naturaleza pues toda la superficie continental se encuentra encima de una inmensa bolsa de oro negro. Posee reservas para doscientos años.

Sin embargo, este hermoso país atraviesa hoy por una de las crisis más trágicas de su historia. Y si no se ha desatado una guerra civil, se debe gracias a ese  espíritu civilizado y pacífico de este querido pueblo. Siempre han sido pacientes, prudentes y respetuosos de la legalidad. Pero ahora este pueblo empieza a perder la calma, a buscar una salida a su penosa situación. El presidente Nicolás Maduro sabe que se encuentra en una encrucijada sin salida, pero se resiste a dejar el poder. La oposición por su parte, no logra el eco suficiente en la mayoría de la población porque conocen su pasado y temen que repita sus errores. Tarde o temprano caerá Maduro, pero el futuro político de este bello país suramericano parece incierto.        



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario