perfil en facebook

2/07/2015

Chontaduro y sexualidad


Santiago Villarreal Cuéllar
Esta fruta casi silvestre encontrada en las regiones selváticas húmedas de América, conocida bajo los nombres de Chontaduro, pupunha, (pupuña), pijuayo, pixtae, pejibaje, tembe ( Bactris gasipaes), es una planta de la familia de las arecáreas (palmeras). Históricamente ha estado asociada con los afrodisiacos, o frutos que despiertan el apetito sexual. Aunque su consumo no es masivo, sí se encuentra en las esquinas y calles de pueblos y ciudades, cuya venta es informal. Se puede consumir cruda, pero es más usual cocida sin que se pierdan sus propiedades nutricionales.
Científicamente no se ha demostrado su propiedad afrodisiaca, pero sí se ha investigado su componente químico y nutricional. En el año 2013, el doctor Jaime Restrepo publicó en estudio elaborado conjuntamente con un grupo de estudiantes del área de Investigación en Productos Naturales de la universidad del Valle, a cuya investigación dedicó décadas para descubrir que a esta fruta le falta poco calcio para asimilarse a la leche, y un tris para tener las propiedades nutricionales del huevo. Posee un alto contenido de proteína de entre 2,5 a 4,8 % de alta calidad, por el número y cantidad de aminoácidos esenciales; su fina grasa, constituida por aceites no saturados y el alto contenido de Beta-Caroteno, fosforo, vitamina A, calcio y hierro, hace que se constituya en uno de los alimentos más completos. También contiene vitaminas B y C. En los laboratorios de la universidad del Valle descubrieron un alto contenido de hierro, zinc y cobre. Para realizar la investigación en esta universidad, se recolectó de forma manual frutos de los departamentos del Valle, Cauca y Nariño. Se aplicó un procedimiento similar al de las vendedoras del fruto cuando lo alistan para llevarlo en los platones o las carretas. Es decir, en el laboratorio, se secó el fruto a 60 grados centígrados, y con un molino de martillo se produjo una harina fina. No fue cualquier experimento, pues se analizaron cuatro variedades de chontaduro (Rojo Cauca, Rojo Costeño, Amarillo Costeño y Verde Costeño), de las 30 que podrían existir en el trópico. El investigador Jaime Restrepo plantea queen general, este fruto tiene calidades para frenar procesos de envejecimiento acelerado, fortalece el tejido óseo, previene enfermedades de tipo cardiovascular o por excesos de colesterol.
Sería muy beneficioso para la población colombiana, que entes estatales y privados, hicieran una amplia difusión sobre las bondades de este maravilloso fruto tropical, cuyo costo económico es muy bajo, para que el grueso de la población colombiana, especialmente la más pobre, reemplace de su dieta básica las harinas, por el chontaduro debido a su inmenso contenido nutricional.






Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario