perfil en facebook

10/28/2014

Esta vez ganará la paz


Santiago Villarreal Cuéllar

Desde el inicio de los diálogos de paz del gobierno con la guerrilla de las farc, apoyé incondicionalmente este proceso, en mi condición de humanista y como defensor de los derechos humanos; también, y a diferencia de millones de colombianos, he sido optimista de sus resultados; criticado por muchos, unos debido al escepticismo, otros porque son contrarios a las negociaciones y partidarios de la guerra. Los colombianos nacidos después de la década de los años cuarenta del siglo pasado no conocemos la paz, y por esa razón durante tres generaciones nos hemos acostumbrado a convivir con la violencia; y no solo a convivir con una guerra absurda, sino que las nuevas generaciones no creen, y temen llegar a la paz.
Me complace muchísimo saber del inicio de conversaciones con delegados del grupo guerrillero del E.L.N., con quienes es absolutamente indispensable llegar a negociar la paz. También me complació ver en la Habana a “Romania,” un curtido comandante de frente de las farc, lo mismo que otros comandantes y sub-comandantes de frentes de esa misma guerrilla. La presencia de estos nuevos negociadores indica que el proceso ha llegado a un punto donde los acuerdos están muy cerca de firmarse. Es natural el malestar que causó a muchas personas la presencia de estos señores en la mesa de negociación, debido a que algunas de ellas han sido víctimas de estos grupos guerrilleros. También es comprensible el rechazo de muchos ideólogos y partidarios de la guerra, ver estos guerrilleros en la capital cubana. Todavía se resisten a creer en una paz negociada, pero más que su incredulidad, realmente sienten temor de perder un negocio que para muchos ha sido lucrativo, como es la guerra. Tendrán que buscar otras fuentes de ingreso porque los días de la paz están más cerca que nunca. Claro está que todavía falta recorrer un pequeño trecho para llegar, y este punto de quiebre es sumamente peligroso pues los partidarios de la guerra harán lo imposible para torpedear el final del proceso. No faltarán los falsos positivos tratando de culpar la guerrilla de los mismos. En el departamento del Huila se ha evidenciado que muchos carros que fueron incinerados, atribuidos en principio a la guerrilla, ahora parece que fue obra de sus propietarios para cobrar el seguro. La información salió de un alto oficial del Ejército y no se trata de simple especulación. No obstante, la voluntad del gobierno y de los alzados en armas es inquebrantable, y nada ni nadie detendrá sus logros. Por eso creo firmemente que esta vez ganará la paz.

       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario