perfil en facebook

10/29/2014

Día de las brujas


Santiago Villarreal Cuéllar

Día de las brujas o noche de brujas (Halloween), es una celebración de origen celta conocida como Samhain que deriva del irlandés antiguo, cuyo significado es el fin del verano y el comienzo del invierno. Los antiguos celtas creían que durante este día el mundo se dividía entre el material y el otro mundo, donde abundan los espíritus, tanto benignos como malignos. Con el advenimiento del cristianismo en Europa, este rito católico se sincretizó con la víspera del día de todos los santos. Pero en la edad media cuando aparecieron las brujas, se creyó que el 31 de octubre estas mujeres celebraban su fiesta en contraposición con la de los santos. La reforma instaurada por Martín Lutero en 1517, dividió la Iglesia Católica, irrumpiendo el protestantismo, siendo Inglaterra la cuna de la nueva doctrina. El día de las brujas pasa entonces a ser una tradición folclórica donde se pierde la tradición propiamente de las brujas para convertirse en una fiesta de máscaras, disfraces, fogatas y velas, mientras en los países de tradición católica se continúa creyendo en las brujas y la celebración del día de los santos.
Sin embargo, la influencia de la cultura estadounidense en nuestros países latino-americanos, especialmente Colombia, Chile, México y otros en menor escala, hizo que esta fecha se comercializara y desdibujara, colocando a los niños como sus principales protagonistas. No obstante, en muchas de estas naciones nació la creencia de que el 31 de octubre los llamados grupos satánicos practican ritos y realizan sacrificios de niños. No existen pruebas que certifiquen estas afirmaciones, pasando a ser otro mito sobre la celebración de Halloween. Personalmente creo que esta clase de fiestas no deberían hacer parte de nuestra cultura, por ser ajena a nuestras tradiciones y ancestros, y mucho menos colocando a los niños disfraces sin conocer el verdadero significado de estas celebraciones. Existen otras formas de festejar el día de los niños, sin inculcarles creencias terroríficas donde la existencia de supuestos personajes siniestros, sirvan de fondo.         



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario