perfil en facebook

8/02/2014

Guatypán: una laguna encantada


Santiago Villarreal Cuéllar

Guatypán se llamó la mujer que lideró las tribus aborígenes del sur del Huila, específicamente los Laboyos, Guacacallos, Cálamos, Cosanzas, Maitos y Quituros. Pudo tratarse de una cacica, jefe o chaman. En las comunidades aborígenes existía la igualdad de género y era lo mismo que una mujer gobernara, o un hombre. Generalmente este rol de liderazgo era ejercido por hombres o mujeres que se destacaban por el servicio médico que prestaban a su comunidad. Estas personas eran llamadas chamanes o guarichas, en el caso de las mujeres. Lamentablemente la palabra guaricha se aplica hoy a mujeres u hombres chismosos, pero para las comunidades ancestrales este calificativo lo ganaban las mujeres poseedoras de mayor sabiduría. La cacica Guatypán fue llamada por los invasores españoles, Gaitana, debido al sonido gutural emitido, no solo por esta líder mujer, sino por la mayoría de las mujeres de aquellas tribus, con el cual se comunicaban de una región a otra.
Contrario a lo manifestado por los españoles sobre la no posesión de oro por parte de estas tribus de la región del sur, estos sí tenían en su poder grandes cántaros del precioso metal, lo mismo que ollas, cerámicas alusivas a figuras animales y una serie de objetos de gran tamaño. Lo que realmente sucedió fue que estos valerosos nativos permanecieron a la defensiva y no permitieron que los intrusos llegaran hasta los escondites donde guardaban sus tesoros. La región donde pernotaron estos aborígenes fue el sitio donde hoy está asentada el área urbana de Guacacallo y sus alrededores, como Oritoguás, donde existía una comunidad que llevaba el mismo nombre. Cuando los españoles persiguieron estas tribus para exterminarlas definitivamente, Guatypán ordenó a todos, recoger los tesoros elaborados en oro y plata y huir hasta el sitio donde se encuentra la laguna que lleva el nombre de la cacica Guatypán. Allí, en un instinto de conservación de sus preciadas reliquias, heroicamente  se precipitaron a las oscuras aguas, desapareciendo con su cargamento. Desde entonces, Guatypán es una laguna encantada.




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario