perfil en facebook

11/08/2013

El apéndice del diablo


Santiago Villarreal Cuéllar
Hace año y medio, Elisa solicitó una cita médica especializada a la E.P.S Solsalud, pero nunca la concedieron; la mencionada E.P.S fue liquidada y Elisa fue trasladada, sin siquiera consultarla, para otra E.P.S., y nuevamente solicitó la consulta, pero allí le dicen que debe esperar tres meses para hacerla efectiva, no obstante el médico general advertir que cualquier demora ocasionará que su patología puede originarle un cáncer. El caso de Elisa se repite cientos de miles de veces en todo el país. La ley 100 de 1993, presentada por el presidente Cesar Gaviria Trujillo y cuyo ponente fue el entonces senador Álvaro Uribe Vélez, quien hoy aspira nuevamente llegar al senado, convirtió el derecho a la salud de los colombianos en una mercadería que con el paso de los años pasó a ser una mafia. La mayoría de embelecos, llamadas E.P.S., son propiedad de políticos a través de testaferros, o en otros casos esas empresas financian sus campañas.
La reforma a la salud presentada por el gobierno de Santos, generosamente borra de un tajo las deudas de esas sanguijuelas contraídas con hospitales, puestos de salud y clínicas privadas, y como premio gordo les concede el derecho de intermediación; y como si fuera poco, permite a estas E.P.S., constituir hospitales, clínicas y puestos de salud, propinando la última estocada para privatizar la salud de los colombianos. Las actuales E.S.E, y hospitales estatales, quedarán reducidos en un apéndice del diablo. Con esta reforma, médicos, para-médicos, enfermeras y demás trabajadores de la salud, terminarán esclavizados de forma humillante a estas nuevas mafias, mientras la salud de los colombianos será reducida a seguir dejando morir a los ciudadanos.
¿Qué karma estaremos pagando los colombianos para que el gobierno se amanguale con estas mafias de la salud? ¿Por qué somos tan pusilánimes y no salimos a protestar para cambiar radicalmente el sistema de salud? ¿Por qué permitir que estas mafias continúen robándose el dinero de la salud y sigan atentando contra nuestro derecho a la vida?



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario