perfil en facebook

6/14/2011

EL NUEVO MAPA GEOPOLÍTICO DE HUGO CHÁVEZ

Por Santiago Villarreal Cuellar

Con la elección el pasado 05 de junio del presidente Ollanta Humala Tasso en Perú, se amplió el mapa geopolítico que lidera el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías. Para nadie es un secreto que Humala Tasso se constituye en un puntal más, dentro del llamado Socialismo del Siglo XXI.

Hace 10 años, cuando Chávez apenas llevaba 2 años en el gobierno venezolano, nadie soñaba que una década más tarde, la mayoría de naciones Latinoamericanas cambiaran de bando, antes alineadas con los postulados de los Estados Unidos y ahora alinderándose con las políticas de cambio y transformaciones sociales lideradas por el líder venezolano.

Cuando el presidente Hugo Chávez llegó al poder, únicamente Cuba se encontraba como isla solitaria dentro de una independencia política y acorralada por los mandatos de Washington. Sin embargo, Chávez comenzó una labor de rebeldía y desmonte de las políticas establecidas por Washington, por el Fondo Monetario internacional y el Banco Mundial. Pero se aventuró a desmontar un modelo económico que desde su aplicación ha sido nefasto para las naciones subdesarrolladas, como lo es el modelo Neo-liberal, establecido por la Unión Europea y los Estados Unidos, y posteriormente impuesto a las naciones hispanoamericanas. Comenzó una labor titánica, nacionalizando las empresas estratégicas que el gobierno de Carlos Andrés Pérez privatizó entregándolas a las multinacionales extranjeras a precios módicos, como es costumbre en estos casos. Implementó la universalización de la salud gratuita para todos los seres humanos que habitan la nación venezolana. Inició la Misión Sucre, consistente en alfabetizar a toda la población de todas las edades y se estableció la educación gratuita hasta la universidad, además de una política de seguridad alimentaria para los sectores más deprimidos de la población. Instauró la seguridad social universal, es decir, otorgando pensiones de jubilación para todas las personas mayores de sesenta años que sean ciudadanos venezolanos.

Con la llegada de Evo Morales Saima a la presidencia de Bolivia, el primer indígena electo para ese cargo, de Daniel Ortega Saavedra en Nicaragua, Rafael Correa en el Ecuador, este último economista y autor del libro "La Noche Negra del Neo-liberalismo," que constituye la Biblia de Chávez y sus aliados, Venezuela empezó a constituir una especie de satélites geopolíticos a su alrededor para ensanchar sus planes expansionistas en contra de las políticas diseñadas por Washington. Ni hablar de Cuba, a quien la llegada del líder venezolano le cayó como anillo al dedo ante su aislamiento, no solo del contesto latinoamericano, sino mundial. Tenemos que decir que los países ya mencionados han venido aplicando las mimas medidas paternalistas estatales en beneficio de las clases menos favorecidas de sus respectivos pueblos, lo que les ha ganado la simpatía y el apoyo a sus gobiernos.

Pero a estos satélites incondicionales de Chávez, se unieron la Argentina liderada por Néstor Kigsner, el Brasil de Luis Ignacio Lula Da' Silva, el Uruguay de Tabaré Vásquez, la Honduras de Manuel Zelaya, algunos países caribeños, Salvador y Guatemala en menor proporción y el Paraguay. Solo quedaron rezagados de este contesto Colombia, Chile, Costa Rica, Panamá, México y el Perú, pero después de Ollanta Humala, esta nación se alineará con Venezuela. Honduras pretendió desligarse destituyendo a Zelaya del poder, pero ahora la historia cambia de nuevo. (Ver próximo artículo sobre este país).

Hay que reconocer que Hugo Chávez dio al traste con al ALCA, Alianza Comercial para las Américas, diseñada por Bill Clinton y continuada por George Busch, política económica que consistía en suscribir Tratados de Libre Comercio con grandes ventajas para los Estados Unidos y en desproporcionadas desventajas para los países latinos. En contraprestación, Chávez creó el ALBA, Alianza Bolivariana para las Américas, con grandes ventajas para sus aliados, como suministrar petróleo a bajo precio a sus socios y otra serie de convenios comerciales en los que prima la igualdad con sus aliados.

No cabe duda, que con el nuevo socio Suramericano, la geopolítica del presidente Hugo Chávez se perfila como una de las más prometedoras y cuyos cimientos se afianzaran para largos años, aunque muchos no lo crean, o no lo quieran.                


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/


Reacciones:

1 comentarios:

Ojala estas políticas se mantengan en el tiempo y los poderosos las respeten el problema no es chavez es la visión geopolíticamente, económica de Chavez para el Mundo

Publicar un comentario