perfil en facebook

2/14/2017

Cruzada contra la corrupción en Colombia


Santiago Villarreal Cuéllar

En buena hora un grupo de líderes políticos de reconocida idoneidad, ética, valores humanos, y honestos (que los hay) aspiran a la presidencia de la república, y se han reunido para llegar a un acuerdo programático y así formar una coalición, con miras a las elecciones presidenciales del 2018. Nadie pone en entredicho a personalidades de izquierda como Gustavo Petro, Jorge Enrique Robledo, la senadora centrista Claudia López, y el precandidato de la derecha moderada Sergio Fajardo.

Ante los horrorosos escándalos de corrupción, sobornos, robo descarado del erario por parte de ediles, concejales, alcaldes, diputados, gobernadores, congresistas, y el mismo presidente de la república, es hora que el pueblo colombiano tome conciencia, eligiendo aquellas personas que aún conservan principios que pareciera hubieran desparecido de la clase política. Los últimos acontecimientos acaecidos por el escándalo de sobornos pagados por Odebrecht, a diestra y siniestra, asquean todo el país decente que todavía queda.   

Me uno a esta coalición, apenas embrionaria, pero no podemos desperdiciar una oportunidad que se presenta debido a la actual coyuntura pues el cáncer de la corrupción en todos los entes y esferas estatales, y privadas, tocó fondo amenazando los cimientos de la república.


Pero no basta una coalición de izquierda democrática cuya bandera sea el combate contra esta epidemia de la corrupción. La misma debe comprometerse para continuar el proceso de paz firmado con las guerrillas de las FARC, y cumplir dichos acuerdos, como también debe continuar los diálogos con el grupo guerrillero del E.L.N. Dentro del programa de gobierno deben contemplarse las reformas estructurales, aplazadas por años por esa clase politiquera que ha gobernado el país los últimos setenta años. La salud, educación, justicia, régimen pensional y todo el nefasto modelo económico neo-liberal, impuesto por Cesar Gaviria Trujillo, y defendido por sus sucesores, debe ser cambiado para construir una nueva Colombia, más equitativa, y más humana. De no ser así, el solo combate contra la corrupción no será suficiente para rescatar el país.       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario