perfil en facebook

11/01/2016

La importancia de brindar afecto a los hijos


Santiago Villarreal Cuéllar

Existe una carencia de afecto en la mayoría de los seres humanos de todas las edades. Las familias antiguas donde la madre permanecía en casa cuidando los hijos produjeron una generación de personas llenas de afecto. Hoy encontramos adolescentes de ambos sexos faltos de confianza en sí mismos, baja autoestima, y buscando afecto en la primera persona que se lo pueda brindar. Esa constituye una de las varias causales para que abunden los embarazos en niñas entre los diez y los diez y seis años. Por su parte, los púberes y adolescentes de ambos sexos son presa fácil del consumo de drogas (alucinógenos, tabaco, alcohol y drogas sintéticas) pues de esta forma logran mitigar los altos índices de ansiedad originada por la falta de afecto. También algunos suicidios en adolescentes tienen como causa la falta de afectividad.

Es importante que desde su nacimiento comencemos a prodigar cariño, afecto y amor a ese nuevo ser que llega al hogar. A los niños no debemos mirarlos como simples objetos, cosas o seres que no comprenden asuntos de adultos. Es un grave error creer que un niño no capta las emociones, sentimientos  y comportamientos de los adultos. El cerebro de los niños es algo parecido a una esponja: absorbe todas las emociones, y los mensajes emitidos por la mente humana. De allí la importancia de generar un buen ejemplo a los pequeños, brindar confianza, no mentir sobre ningún aspecto y prodigar caricias, besos, abrazos, amor y afecto. Algunos padres creen que expresar estas emociones a los niños los hace débiles, afeminados en el caso de los varones. Pero cuan equivocados están, porque un niño que no recibe estas manifestaciones de afecto es más propenso para que otra persona particular lo brinde y puede ser inducido fácilmente a asumir otros comportamientos sexuales, que si bien no son condenables, por lo menos no son deseables para la mayoría de padres. Así que de hoy en adelante brinde mucho afecto a sus hijos.          


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario