perfil en facebook

10/10/2016

Las incoherencias del alcalde Miguel Rico


Santiago Villarreal Cuéllar

El bochornoso escándalo que se volvió viral a nivel nacional por las desafortunadas frases escritas en la cuenta personal del contratista de la Personería de Pitalito, Jorge Mantilla, sumado a la estruendosa derrota electoral del sí, campaña abanderada por el mandatario, puso al alcalde Miguel Antonio Rico en el ojo del huracán. La prestigiosa cadena radial Blu Radio, desplegó la noticia donde el burgomaestre solo atinó a decir que había ordenado revisar el contrato del lapidado Mantilla. Lo curiosa actitud del alcalde se contradice con las afirmaciones hechas semanas atrás, cuando frente a los escándalos por presunto favorecimiento de contratos fue denunciada ante la Procuraduría Provincial la directora del Instituto de Cultura, sumada a otras denuncias por presuntas irregularidades en la posesión de algunos de sus principales colaboradores (secretarios de despacho). En esa oportunidad el alcalde Rico afirmó que no hacía caso a comentarios y que no pediría la renuncia de ninguno de los sindicados porque creía en el debido proceso, que solo después de finalizadas las investigaciones, sería el veredicto de las mismas las que determinaría la toma de decisiones.

Pero cuando comenzaron las redes sociales a difundir las frases del señor Mantilla, y la serie de comentarios temerarios contra él, tanto la personera como el mandatario se llenaron de pánico y pusieron el grito en el cielo. Contra el señor Jorge Mantilla no se abrió ni existe ninguna investigación penal o disciplinaria. Por el contrario, él de alguna manera asumió su responsabilidad y pidió disculpas. Sin embargo, su jefa inmediata y el señor alcalde prescindieron de sus servicios. El señor Mantilla no cometió dolo, pero oportunamente fue utilizado como cortina de humo para tratar de empañar los demás escándalos contra otros funcionarios de superior rango, esos sí graves algunos. Que falta de coherencia la del señor alcalde de Pitalito, que mientras mima a algunos de sus subalternos, no obstante presuntos lunares, a otros les da una patada en el trasero tirándolos al pavimento.    


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario