perfil en facebook

7/06/2016

La venganza de la serpiente cascabel


Santiago Villarreal Cuéllar

Herman Marssal fue un aventurero alemán que llegó a territorio estadounidense durante la fiebre del oro en la costa oeste de esa nación. Estos sucesos ocurrieron durante la segunda mitad del siglo XVX. En aquellas épocas muchos hombres migraron de Europa a norteamericana buscando el tesoro de sus sueños, donde se formó un territorio de violencia. Solo los más fuertes, es decir los más violentos, sobrevivieron para contar sus historias y disfrutar de las riquezas adquiridas a sangre y fuego.

Desde épocas ancestrales, los apaches y piel-rojas utilizaron la serpiente cascabel para rituales animistas. En las regiones de Norte América existe una rica variedad de especies de este reptil, cuya picadura puede causar la muerte en pocas horas sino se acude a un centro médico. Uno de los ritos consistía en cortar el cascabel a la serpiente y cargarlo como talismán. Con los siglos la leyenda se difundió, transformándose como sucede con muchas costumbres. Muchos europeos modificaron las bondades del cascabel, afirmando que quien poseyera esta parte del reptil, sería muy afortunado en sus negocios y no faltaría dinero en sus bolsillos. Era preciso cortar el cascabel con un cuchillo de hoja de acero nuevo, abandonando inmediatamente la región pues la serpiente debía permanecer viva, y esta perseguiría al ladrón de esa parte de su cuerpo, no solo para recuperarla, sino para morder al individuo y matarlo.

Marssal cortó un cascabel y huyó de inmediato atravesando la extensa geografía americana de oeste a este, llegando hasta Nueva Orleans, y allí se embarcó a su natal Hamburgo. Al llegar a su tierra, no solo traía gran cantidad de oro que cambió su vida radicalmente, sino que toda empresa que iniciaba subía como espuma. Llevaba seis años disfrutando las mieles de su secreto, cuando un día de verano salió al muelle para divisar los barcos. De uno de ellos saltó una serpiente cascabel con su cola mocha, mordiendo al alemán en su cuello y matándolo al instante.        


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario