perfil en facebook

6/09/2016

Los homosexuales no llegarán al cielo


Santiago Villarreal Cuéllar

La mayoría de teólogos de las sectas cristianas fundamentalistas, y también de la Iglesia Católica, toman como referente las cartas paulistas del Nuevo Testamento bíblico para afirmar que aquellos hombres que tienen prácticas sexuales con otros hombres, no lograrán “subir” al reino de los cielos. En efecto, en una de esas epístolas, el apóstol Pablo dice que, “ni los mentirosos, ni los fornicarios, ni los adúlteros, ni los idólatras, ni los hombres que se echan con hombres irán al reino de los cielos.” Pero fíjense que no solo los afeminados u/o homosexuales están condenados a no pisar siquiera los quicios del cielo, y eso de por sí ya es un consuelo, porque tampoco los mentirosos lo conocerán. ¿Y quién no es mentiroso en este planeta? Pero tampoco podrán llegar los fornicarios. ¿Qué hombre desde su adolescencia no tiene sexo con otra persona sin casarse? Vuélvanse a consolar porque no estarán solos en el infierno. ¿Y quién no tiene ídolos para adorar? Ni siquiera los seguidores de estas sectas pues la mayoría de ellos adoran a su pastor y eso constituye idolatría. ¿Entonces, porqué deberían temer los hombres que gustan de otros hombres de no poder llegar al cielo si será muchísima la gente que no obtendrá ese premio?

Pero veamos cómo el cristianismo se parece mucho a la legislación penal colombiana que históricamente está plagada de armisticios, capitulaciones, amnistías, indultos, perdones y olvidos. En los cuatro evangelios, que se supone es la misma voz de Jesús, el salvador del mundo, habla de arrepentimiento y perdón. Es decir, si cualquier persona, así sea en el último instante de su existencia, se arrepiente, pide perdón de corazón, como por arte de magia será perdonado y logrará el tan anhelado cielo. Otro consuelo más para no tener complejos de culpa por ser homosexual.

Ahora vayamos más allá de las creencias y la fe; pongamos por un instante los pies sobre la tierra y preguntémonos: ¿Dónde carajos queda el cielo?       


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario