perfil en facebook

6/02/2016

La marihuana como medicina


Santiago Villarreal Cuéllar

Mediante ponencia del senador Juan Manuel Galán, el congreso de la república aprobó la ley que permite el uso de la marihuana con fines medicinales; también los ministros de Salud Alejandro Gaviria y el saliente de Justicia Yesid Reyes, jugaron un papel decisivo en la aprobación de este trascendental proyecto, que despenaliza el cultivo, procesamiento, industrialización y comercialización de productos a base de cannabis para uso medicinal. Confieso que no quedé satisfecho con esta ley porque en la misma no se contempló el uso para fines recreativos como la aprobada en la república del Uruguay. Es inconcebible seguir penalizando el consumo del cannabis cuando la misma Corte Constitucional, mediante Sentencia C-221 de 1994, despenalizó el uso de la dosis personal de estupefacientes en aras del derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad. Claro está que al igual que el aborto, que también es penalizado, y todos los días se practica clandestinamente, la marihuana, al igual que otras tantas substancias alcaloides continuarán siendo consumidas por cientos de miles de colombianos y otros miles las seguirán comercializando. Pero constituye un gran avance esta ley pues tengo la absoluta convicción que no será tarde la legalización del consumo como forma de recreación al igual que otros alcaloides que son considerados ilegales.

Abordemos ahora los compontes químicos que posee la noble planta de marihuana y que ya son utilizados con propósitos medicinales, especialmente en los Estados Unidos donde, no obstante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), no la ha aprobado como medicina, sí ha patentado dos medicamentos en forma de pastillas a base de cannabinoides, una de las más de cien substancias que posee la hierba. Uno de los genéricos aprobados recibe el nombre científico de  cannabidiol (CBD), utilizado en algunos tratamientos para la epilepsia infantil y cuyo uso ha dado excelentes resultados. Según un informe del National Institute on Drug Abuse, “Los cannabinoides son químicos relacionados al componente delta‐9‐tetrahydrocannabinol (THC), la sustancia psicoactiva principal de la marihuana (que altera la mente). El THC estimula el apetito y reduce las náuseas. Los medicamentos a base de THC aprobados por el FDA se usan con este propósito. El THC también puede ayudar a disminuir el dolor, la inflamación (hinchazón y enrojecimiento) y los problemas relacionados con el control muscular.” Actualmente los dos medicamentos que contienen THC, aprobados por la FDA de los Estados Unidos, se consiguen bajo los nombres de   dronabinol y nabilone; utilizados en los tratamientos de nauseas ocasionadas por  quimioterapia y para estimular el apetito en pacientes con VIH que han perdido extremadamente su peso. Bienvenida la marihuana medicinal.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario