perfil en facebook

4/30/2016

Minería, corrupción, asesintao y destrucción


Santiago Villarreal Cuéllar

Desde principios de la década de los 90, el mundo subdesarrollado vive la nueva era colonial. Grandes multinacionales europeas, norteamericanas, australianas y chinas, incursionan buscando gas, oro, petróleo, coltán, y demás minerales indispensables para sus crecientes industrias; también construyen gigantescas hidroeléctricas represando nuestros ríos. América Latina no es ajena a esta peste explotadora. El auge de la minería no tiene límites a la hora de incursionar en nuestras naciones; se concesionan territorios a como dé lugar; corrompiendo gobiernos, destruyendo zonas forestales, matando su fauna, acabando con su flora y recurriendo al asesinato de los líderes que se oponen a su atrevida intervención. En marzo pasado fue asesinada en Honduras la ambientalista y defensora de las comunidades ancestrales Berta Cáceres, por liderar la oposición a la construcción de una represa en su país por parte de una compañía china.

La minería trae consigo corrupción y no se detiene sobornando gobiernos de derecha y de izquierda. El escándalo que vive Brasil, donde su presidenta Dílma Ruosseff  está a punto de caer, se debe a presuntos sobornos en la empresa petrolera estatal Petrobras; también su antecesor Luis Ignacio Lula está presuntamente involucrado en estos escándalos. Durante el gobierno del presidente Chávez, en Venezuela se construyeron 9 hidroeléctricas; 3 fueron concesionadas a compañías chinas; hace un mes el presidente Nicolás Maduro, entregó una concesión petrolera a una corporación canadiense por cinco mil millones de dólares. No estoy diciendo que estos gobiernos hayan recibido sobornos, pero causa intriga que justamente quienes han levantado su voz contra los imperios y multinacionales, entreguen sus recursos naturales a las mismas. En Ecuador durante el gobierno de Rafael Correa, se han  construido 9 hidroeléctricas, todas concesionadas a corporaciones extranjeras; a principios de  este año se concesionaron 3 minas de oro a compañías australianas. Todo ello en deterioro del medio ambiente que tanto defiende en sus discursos el mandatario ecuatoriano. En Bolivia, el gobierno de Evo Morales se ha visto envuelto en escándalos relacionados con presuntos sobornos a su ex compañera sentimental por parte de una compañía china. Hago un recuento sobre los gobiernos llamados de izquierda porque los de derecha hace muchos años están acostumbrados a recibir sobornos para entregar la soberanía de sus naciones a los emporios extranjeros.

Finalmente, la minería trae consigo la destrucción de la cadena de la biodiversidad, ocasionando la ruina de nuestro medio ambiente. Los costos de estos daños son cuantiosos y su recuperación en algunos casos son irreparables. Durante siglos nuestros pueblos padeceremos la iniquidad de unas multinacionales voraces y unos gobiernos inescrupulosos a la hora de entregar los recursos mineros.          


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario