perfil en facebook

1/28/2016

Pitalito sin útiles escolares


Santiago Villarreal Cuéllar

Niñas y niños de barrios marginales de Pitalito van a la escuela con una taza de agua de panela y una tostada como desayuno; arroz y café o agua de panela, componen su almuerzo. Muchas veces por falta de cuadernos no vuelven a la escuela; son muchos quienes demoran meses para completar todo el equipo necesario para estudiar; y en varias ocasiones estos alumnos estrenan uniforme a medio año. Pregunten a los profesores para que desmientan mi afirmación. No cayó bien la medida del alcalde de Pitalito Miguel Rico, de no entregar útiles escolares este año, con el argumento de no dejar el rubro presupuestado desde el año anterior. Quedar cientos de niños pobres sin lo necesario para el estudio es fomentar la deserción escolar; es un desestimulo para los pequeños y sus padres que muchas veces no tienen dinero para comprar estos elementos. Pero además, la segunda ciudad del Huila quedaría como un bailarín desentonado, que no rima al compás del programa del gobernador, primero es la educación, si no buscan un mecanismo rápido y legal para entregar útiles a los estudiantes.

La gratuidad de la educación en Pitalito se inició en 1991, salvo tres años de la administración del doctor Carlos Arturo Giraldo (q.e.p.d.), que no se entregó. Los demás burgomaestres cumplieron con ese deber. Para suplir esta noble labor el ordenador de gasto destina recursos propios; pueden invertirse no necesariamente en cuadernos u otros enseres; eso depende de la interpretación del gobernante de turno. Pero lo ideal, lo tradicional y ante todo, debido a la necesidad de las clases marginadas del municipio, siempre se ha optado por el paquete escolar. 

Esperamos que el señor alcalde cuyo lema de campaña fue de un Pitalito seguro e incluyente, no excluya a los más pobres de tener la posibilidad de disponer de estos elementos para sus niños, pues de continuar con estas políticas, creo que empieza su mandato pisando terrenos fangosos, descapotando la confianza que depositamos en él.    
   


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario