perfil en facebook

12/29/2015

Un agricultor a la alcaldía


Santiago Villarreal Cuéllar

Cortando maleza con machete; cargando el canasto de bejuco en su cintura para recolectar café; aperando caballos para cargar y sosteniendo con sus manos el rejo para lanzarlo sobre los vacunos; su destreza para enlazar permitía capturar las reses al primer tiro. Así se formó el hombre que asumirá la alcaldía de Pitalito. Curtido por el sol; encallecidas sus manos; de regio carácter; criado con la seriedad y sinceridad que caracteriza nuestros campesinos. Miguel Antonio Rico Rincón se mudó del municipio de Acevedo a Pitalito en 1982, víctima de la violencia; la misma que ha azotado a millones de colombianos y que hoy, gracias a los diálogos entre el gobierno del presidente Santos y los jefes de las farc, está a las puertas de llegar a su fin. Allí continuó sus labores agropecuarias y comenzó a prestar su servicio a la comunidad desde la Junta de Acción Comunal de la Vereda Cabeceras. El ex alcalde Teódulo Guzmán Calderón, convenció a Miguel para conformar listas al concejo de Pitalito. Como suplente de Gilberto Sevilla Zúñiga fue electo en 1988. Aunque no gustaba de la actividad política, sus amigos y la comunidad lo obligaron a comprometerse en esta, a veces ingrata profesión. Lejos estaba en aquellos años de fijarse como meta la alcaldía; en 1992 fue promotor de acción comunal. Posteriormente continúo presentando su nombre para cargos de elección popular y la política lo absorbió. Su cargo más importante fue como gerente de Empitalito, donde demostró sus capacidades administrativas. No obstante su origen campesino, Miguel Rico se ha capacitado para asumir el reto de la administración pública y conoce como la palma de su mano las necesidades urbanas y rurales. Desde el inicio de la elección de alcaldes en Colombia, es el primer burgomaestre de origen campesino que llega a ocupar este cargo en Pitalito. Es saludable para la buena marcha del municipio porque es un conocedor de los problemas que afectan el gremio agropecuario.


Grandes retos esperan al nuevo mandatario; pero existe una gran esperanza en todas las comunidades, y desde ya podemos augurar que realizará una excelsa gestión en favor de todos los habitantes de este hermoso valle de Laboyos. Seguramente se rodeará de un valioso recurso humano para lograr el máximo de los éxitos. Anunció que conformará veedurías ciudadanas para fiscalizar todos los proyectos, grandes y pequeños. Es un proceso muy importante para garantizar obras de calidad y con la máxima transparencia. Su compromiso de campaña de un Pitalito seguro e incluyente lo dice todo. Habrá seguridad en todos los ámbitos y no se discriminará a nadie.              

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario