perfil en facebook

12/07/2015

Cura para el SIDA


Santiago Villarreal Cuéllar

Hace algunos años asistí a una conferencia donde el expositor prometió que el producto promocionado, un supuesto medicamento a base de plantas medicinales y los llamados factores de transferencia, curaba los enfermos de sida. Me pareció irresponsable la pretensión de engañar el auditorio y traté de iniciar un debate, pero no permitió ninguna contradicción porque solo quería vender su “medicina” alternativa. Como ese personaje existen muchos charlatanes, hombres y mujeres, en distintas ciudades, que dicen poseer la cura para el sida, cáncer, diabetes, hipertensión y otras patologías incurables por la ciencia convencional. Son muchísimas más las personas incautas que gastan cantidades de dinero comprando productos ineficaces para tratar sus dolencias. Peor si descuidan su salud, poniéndola en manos de personas seudocientíficas que esquilman sus bolsillos y cuando su enfermedad está avanzada, acuden a los médicos convencionales.  

Si bien los primeros descubrimientos relacionados con el virus del VIH fueron detectados a comienzos del año 1980, veinticinco años después no ha sido posible encontrar la cura para esta infección; ni siquiera se ha descubierto y perfeccionado la vacuna para prevenir la enfermedad. Han habido avances bastante alentadores para tratar de descubrir substancias que destruyan totalmente el virus, pero no hay ningún fármaco, ni tratamiento que cure los infectados por este virus. Sin embargo, ningún infectado morirá de esta enfermedad si se descubre tempranamente y se inicia el tratamiento con antirretrovirales. Todas las personas que de alguna manera tengan una vida sexual promiscua (relaciones genitales con más de una persona), deben realizarse la prueba de VIH por lo menos una vez al año; de esta forma podrá estar segura de no estar infectada. Ahora, si la prueba resulta positiva, debe realizar otra prueba de tamizaje para estar seguro de estar infectado y de inmediato iniciar el  tratamiento que ordene el infectólogo. Para finalizar diré, que la única forma de prevenir la infección, es utilizando el preservativo (condón), cada vez que tangamos una relación genital.     


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario