perfil en facebook

11/01/2015

Los señores del azucar


Santiago Villarreal Cuéllar

Cuando viajo fuera del país, siempre me pregunto por qué muchos elementos producidos en Colombia son tan caros aquí, mientras en esas naciones son baratos; entre esos productos está el azúcar. El kilo de este precioso manjar cuesta a mitad de precio en Ecuador, y mucho menos en Perú y Bolivia; y ni qué decir en países centroamericanos donde es tan barato como la sal. No solo esta fuente alimenticia es menos costosa en otros países, sino muchos otros productos que aquí los manufacturan o se cultivan; los importados en su mayoría son más baratos.
La respuesta es sencilla: en nuestro país existen monopolios llamados también carteles; del arroz, pañales, papel higiénico, electrodomésticos, llantas y neumáticos, leche, cereales, harina de trigo, azúcar, y la lista es interminable. Aunque el Superintendente de Industria y Comercio Pablo Felipe Robledo, ha impuesto onerosas multas a los carteles del papel higiénico, pañales, arroz, y ahora a los señores del azúcar, estas sanciones parece no hacer ninguna mella porque los consumidores seguimos comprando estos productos a precios onerosos. Las multas ordenadas a los carteles pasaron desapercibidas y no surtieron mayor efecto; pero los señores del azúcar pusieron el grito en el cielo. No era para menos; un solo dueño de tres ingenios azucareros es también propietario de un poderoso canal de televisión, una cadena radial, un prestigioso periódico y una revista. Además es dueño de la principal industria de bebidas gaseosas, una fábrica de botellas y elementos de vidrio, lo mismo que la industria de tapas para sus bebidas embotelladas. Todo un monopolio que puede hacer temblar al país, pero no al heroico Superintendente Robledo. Los parlamentarios del Valle y Cauca también se sintieron ofendidos pues la mayoría de ellos recibe jugosas sumas de dinero de los señores azucareros para financiar sus campañas políticas. Pero extraña la actitud de las centrales obreras, quienes hace unos años se fueron lanza en triste contra estos industriales durante el famoso paro de los cortadores de caña. Ahora se olvidaron de esa histórica jornada y apoyan a los señores todopoderosos, en detrimento de millones de colombianos que diariamente consumimos el azúcar más costoso de Latino-América.

Me parece que debemos apoyar la excelsa labor del señor Robledo, en todas sus actuaciones contra estos carteles que atentan contra la gente de escasos recursos económicos de nuestro país, que es la mayoría. Los industriales azucareros pueden pagar esta y muchas multas más pues tienen jugosos subsidios del gobierno, dejados en su momento por el señor Uribe. Por cada galón de gasolina que se vende en Colombia, $500 van para los azucareros.          

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario