perfil en facebook

11/04/2015

El peligro de las carnes rojas


Santiago Villarreal Cuéllar

Ya sabíamos que las carnes rojas estaban relacionadas con el cáncer; de hecho cuando un paciente es diagnosticado con esta patología el especialista en Oncología recomienda no ingerir esta clase de alimento en cualquiera de sus formas. Sucede que las noticias emitidas por las diferentes disciplinas científicas no tiene la suficiente difusión por los medios masivos y no la convierten en información mediática, ni manipuladora; detrás de las investigaciones científicas siempre existe algún conflicto de intereses y de inmediato las desvirtúan, tergiversan, o minimizan. Ejemplo: con relación a la noticia emitida por una entidad adscrita a la Organización Mundial de la Salud, sobre la ingesta de carnes rojas manipuladas o en su estado normal, como agentes cancerígenos, las trans-nacionales productoras e industrializadoras de carnes rojas pusieron el grito en el cielo; en corto tiempo leeremos sendos “estudios” seudocientíficos desacreditando estas investigaciones; seguramente esa noticia sí tendrá gran despliegue por los medios mediáticos pues muchos de ellos están asociados a las industrias cárnicas.

Pero no solo las carnes rojas constituyen peligro para el posible desarrollo de algún tipo de cáncer; en primer lugar encontramos el consumo de tabaco (cigarrillo); actividades laborales relacionadas con la fabricación y reparación de calzado, muebles, fundición de hierro, industria del caucho, se encuentran en segundo lugar de peligrosidad; en tercer lugar están los trabajos de pintura de viviendas, pavimentación de calles con alquitrán, y limpieza de chimeneas; el uso de anticonceptivos está en cuarto lugar; la inhalación de humo en todas sus formas es causa de la mayoría de canceres de pulmón (cocinar con leña), y ocupa el quinto lugar; consumir frutos de nuez de areca ocasiona cáncer bucal y está en sexto lugar; en séptimo lugar se encuentra el consumo de alcohol en todas sus formas y marcas; el consumo de carnes procesadas hace mucho tiempo está categorizado en un octavo lugar; en noveno lugar encontramos las continuas radiaciones con cámaras de bronceado, radiación X, radiación gamma, radiación solar y radiación ultravioleta; en décimo lugar está la contaminación aérea, la inhalación constante de polvo de tierra y todas las partículas contaminantes del aire exterior; y en un once lugar están algunos tipos de virus como el VIH, virus del papiloma humano, virus humano linfotrópico, virus de Epstein-barr, virus de la hepatitis B y virus de la hepatitis C. Naturalmente son muchísimos más agentes catalogados como cancerígenos que la ciencia médica ha investigado a lo largo de muchos años, pero se encuentran en un riesgo medio o bajo. En esta era de la modernidad estamos expuestos a muchos riesgos para nuestra frágil salud.             

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario