perfil en facebook

11/23/2015

Adopción y matrimonios homosexuales


Santiago Villarreal Cuéllar

Cuando hablamos de homosexuales nos referimos a todos los comportamientos derivados, llámese bisexuales, travestis, lesbianas y demás; todas las personas que han optado por estas preferencias fueron cobijadas con el fallo emitido por la Corte Constitucional para que puedan tener el derecho de adoptar infantes y criarlos como Dios manda. Como defensor de los derechos humanos siempre he protegido los derechos de los individuos que optan por diferentes comportamientos sexuales, y me parece justo que en Colombia se reconozca algunos de ellos. Pero creo que comenzamos mal; porque antes de favorecer parejas para adoptar niños, debe legislarse sobre la conformación y legalidad de estas uniones. No existe en nuestro país el matrimonio entre personas del mismo sexo; al no tener un marco jurídico que ampare estas parejas, queda un vacío que es preciso llenar. Por desgracia en ningún periodo, ni el presidente, ni el congreso se han preocupado por legislar en favor de esta minoría. Muchos congresistas se hacen elegir con los votos de homosexuales y lesbianas, pero se muestran esquivos, y tímidos a la hora de defender los derechos de esta franja de opinión. Los prejuicios religiosos y lo incomodo que resulta para los padres de la patria debatir el tema, hace que se hagan los de la vista gorda sobre el asunto. Electoralmente es más rentable pregonar arengas homofóbicas, que defender sus derechos, y si no pregúntenle a los senadores Roberto Gerlein y Hernán Andrade.


 No creo que en Colombia existan muchas parejas homosexuales que estén bien y establemente conformadas; no hay estadísticas que muestren un porcentaje sobre estas uniones de hecho, pero por lo visto en ciudades importantes y pequeñas, no son muchas. Las uniones entre parejas del mismo sexo en nuestro país tienen poca duración y el promedio no sobrepasa los seis años; en su mayoría están conformadas por jóvenes. Recordemos que el promedio de uniones legales y de hecho de parejas heterosexuales en Latino-América, es de doce años, según los estudios de las diferentes federaciones de psicólogos del continente. Tengo la convicción que son mucho menos las parejas del mismo sexo en Colombia que deseen adoptar bebés; quizá algunas parejas cuya edad sobrepase los 35 años, desee criar niños; pero de todas maneras debe legislarse, primero para legalizar los matrimonios de quienes quieran unirse para convivir; y segundo, debe reglamentarse mediante una ley los detalles para poder cumplir con el fallo de la Corte, relacionado con la adopción. 

Finalmente como humanista diré, que debemos apoyar todo intento de los diferentes órganos estatales para difundir, promocionar, defender y reconocer los derechos de estas minorías.            

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario