perfil en facebook

10/11/2015

Volver a una alimentación natural


Santiago Villarreal Cuéllar

Hojuelas manipuladas químicamente reemplazan el desayuno; una hamburguesa con  bebida gaseosa sustituye el almuerzo o la cena; jugos sintéticos suplen las frutas; agua embotellada es considerada más higiénica. El mundo moderno, industrializado, monetarista, consumista y agitado por los medios de comunicación donde muestran productos de consumo alimenticio influyen sobre el humano “modernizado” para que se mantenga a la moda referente a la alimentación. Atrás quedó la yuca, el plátano, las hortalizas y las frutas, fuente primitiva de la alimentación natural; esas comidas son para viejitos “amargados,” dice la gente “moderna.”  
La mayoría de enfermedades que aquejan al ser humano se debe a una alimentación inadecuada, no apta para un organismo que desde los albores de su aparición en la tierra, pasando por los cientos de miles  de años de evolución, consume elementos naturales. Ninguna otra fuente es tan rica en minerales, proteínas, vitaminas y otros elementos indispensables para una buena alimentación, como la carne de diferentes animales. La mayoría de vitaminas y minerales indispensables para nuestro organismo las encontramos en la multiplicidad de frutas que nos prodiga la naturaleza; y esa misma fuente energética se encuentra en distintas hierbas y hortalizas. Y ni qué decir de los cereales de distintas especies que milenariamente sirven de alimento al ser humano.
Por eso cada mañana cuando se levante, haga alguna clase de ejercicio físico; consuma una o más frutas, o el sumo de la misma. Las más recomendadas son las fresas, naranjas, uva negra, tomates, granadilla, y pitaya. El desayuno debe contener una buena porción de alimento que contenga proteína (carnes, huevo, leche) verduras y carbohidratos (pan, arepa de maíz, papa). Debe tenerse en cuenta que los alimentos a base de harinas deben consumirse moderadamente para evitar la alteración de los lípidos. Durante el día debemos consumir mínimo cinco clases de frutas. Tomar bastante agua, preferiblemente hervida durante el día, es necesario para hidratarnos. Un banano diario no debe faltar. El almuerzo debe ser generoso en proteínas, carbohidratos y verduras; y las cenas bastante livianas.        


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario