perfil en facebook

9/13/2015

Las brujas piden sal


Santiago Villarreal Cuéllar

En los polvorientos caminos de los Montes de María, donde las torcazas se revuelcan sobre el polvo para simular un baño; los vientos levantan nubes de tierra seca y diminuta; la mulada se detiene para engullir algunas espigas de pasto silvestre, mientras sobre sus lomos carga el maíz, frijol y yuca de los verdes cultivos; de cuando en cuando, aparecen en los caminos extrañas sombras, caprichosas, abstractas, que luego de unos segundos desaparecen dejando una huella de miedo en niños y adolescentes que arrean las bestias; las mulas rebuznan asustadas, pero luego y ante los gritos de los arrieros, continúan su lenta marcha hasta las lejanas viviendas. ¿Qué son esas sombras? Preguntan los niños intrigados a los mayores. Son las brujas, responden; aparecen y desaparecen solo por molestar, pero no se preocupen, mañana por la mañana, alguna de ellas irá a la casa a pedir que le regalen sal; y deben dársela para que no vuelvan a molestar. Generalmente al otro día, muy de mañanita, alguna vecina de los caseríos rurales solicita sal prestada o regalada en alguna vivienda vecina; los niños corroboran lo dicho por sus mayores la tarde anterior.
Es una hermosa leyenda de esas bellas tierras de la subregión caribeña de los departamentos de Bolívar y Sucre, donde el mito, el folclore y la idiosincrasia de estos pueblos hace posible muchas cosas; lo mágico, lo abstracto y utópico se mescla con la realidad de su gente. Viven en condiciones de pobreza económica, pero contrasta con esa riqueza mental, llena de imaginación, de sueños, quimeras y grandeza que se ha transmitido de generación en generación, y aún perdura hasta  nuestros días. Brujas que asemejan enormes piscas; lloronas que se escuchan en las lejanías de los bosques; patasolas que caminan por las orillas de quebradas y riachuelos; espantos con grandes sombreros fumando tabaco, constituye parte de las leyendas de sus gentes. Pero la más tangible de todas, son las brujas de carne y hueso que piden sal.       


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario