perfil en facebook

9/21/2015

El hombre, la maquina de hacer billetes


Un adolescente escribe, sienta su propuesta, opina, manifiesta sus sentimientos sobre temas específicos. Es la nueva generación de personas analíticas, pensadoras, críticas que necesita nuestro país y el mundo. Se trata de Davier David García López, quien publica su primer artículo en Nueva Era.  

Autor: Davier David García López 

En lo que ha transcurrido de la historia humana  y  lo que vivimos hoy en día el hombre se ha convertido en una simple máquina de hacer billetes; sí  una maquina ya que su interés diario se ha convertido en saber cuánto dinero  hice sin importar que pudo aprender, sin fijarse ni siquiera en quien lo rodea, quien le habla o quien simplemente le da la mano ya que su mente está ocupada haciendo cuentas.
Si quieres comprobar esto cuando mires a un ejecutivo has le dos simples preguntas que son ¿y tú con quien duermes?  El frente a esta pregunta te responderá con el nombre de quien cree que es su pareja pero dile sabe quién es “tu pareja” ¿sabes que hace en su tiempo libre? Si le gusta leer, si le gusta pintar, tal vez escuchar o tocar música. Yo sé que  responderá con un simple no sé, no tengo tiempo para fijarme en esas cosas pues llego muy tarde a casa de trabar o llego muy cansado para preguntar ese tipo de cosas insignificantes.
Ahora, una vez te haya dado la respuesta de la primera pregunta, pregúntale: ¿tienes hijos? Si él te responde con un rotundo sí, pregunta ¿Quiénes son?  El volverá  a dar la misma respuesta a la anterior pregunta  con cada uno de los  nombres de sus hijos o hijas, pero insiste en tu pregunta ¿sabe quiénes son? Si van al colegio todos los días o simplemente eluden clase, si  les gusta jugar fútbol  o escuchar música, sabe quién son los amigos de sus hijos ¿sabe? El responderá con un simple no sé, otra vez pero esta vez se dará cuenta que algo no estará bien
Con estas dos simples preguntas  quiero enfatizar que el hombre se ha convertido en una simple maquina generadora de dinero dejando al lado su lado sentimental, dejando a un lado lo que  lo hace hombre y es allí donde se convierte en  una simple máquina. No quiero decir que hay que olvidar su parte económica pero aprende distribuir tu tiempo. Admiro a aquellas personas que llega el domingo y si las llaman simplemente dicen no puedo hoy, estoy ocupado con lo más importante: mi familia, o las personas que cuando llegan a casa con un simple que hicieron hoy, preguntan a todos sobre su día y cuenta todo a todos sobre su día, no venda el tiempo con su familia por que le paguen doble de lo normal porque no hay  nada que valga más  un buen recuerdo. Por ultimo mientras miraba una película una noche, el protagonista decía “disfruta de los pequeños momentos “eso le digo a usted, hoy disfrútalos, sonríe cuando puedas para que mañana cuando lo recuerdes sonrías y digas, valió la pena.


   



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario