perfil en facebook

9/08/2015

Alcaldías de Neiva y Pitalito


Santiago Villarreal Cuéllar

Dicen que en asuntos de política nada está escrito; otros afirman que esta es dinámica y cambia constantemente; diríamos entonces que no se podría predestinar el futuro político de un pueblo. Sin embargo, creo que hay acontecimientos históricos que no se pueden detener y el destino político de algunos pueblos se vislumbra desde lejos, y no tuerce el curso de la historia. Eso sucede en Neiva y Pitalito, donde las campañas políticas avanzan, pero el destino parece predestinado para que dos personas sean sus alcaldes porque así lo quieren estos pueblos, y no parece convencerlos otras opciones.
La calurosa capital huilense conoce a Rodrigo Lara Sánchez desde mucho rato; hace cuatro años fue el segundo en votación después del ganador. Se cobró el cariño de la gente; se quedó en sus mentes y corazones como dicen los enamorados. No obstante haber dos contendores más, con ánimos de gobernar a Neiva, los entendidos en ciencias políticas y sociales, aseguran que es imposible derrotar a Lara. También lo dicen los sondeos de opinión, la gente en las calles, en oficinas, en los buses, y en todos lados; Rodrigo Lara será su alcalde; quieren experimentar, desean cambiar, y esa libertad que tienen para votar inclinará su conciencia. Los otros dos candidatos no dan su brazo a torcer, y como en toda democracia respetable continúan su campaña en busca de torcer el pescuezo de esa historia que parece trazada.
Algo similar sucede en la segunda ciudad del Huila, Pitalito. Nuestro hermoso Valle de Laboyos conoce a Miguel Rico desde hace mucho rato, pero aprendió a inculcarlo en su cerebro desde hace cinco años, cuando se postuló para ser elegido candidato por un partido político que terminó por no concederle el aval. Sin embargo, Miguel no se detuvo y su poderoso equipo logró impulsar su candidatura por otro  partido. Perdió las elecciones por estrecho margen frente al actual mandatario. Quiso retirarse a su vida de campo, lo que más le apasiona, pero la comunidad que finalmente determina los destinos de las personas y de los pueblos, renovó sus adhesiones obligándolo a volver al ruedo político. Hoy encabeza los sondeos de opinión, y en calles de centros poblados y campos rurales, el nombre de Miguel Antonio Rico, es considerado como el seguro alcalde de Pitalito. En esta contienda el abanico de candidatos es amplio en nuestro rico municipio; son nueve personas, todas de excelsas calidades y virtudes, que aspiran ser alcaldes. Pero todo parece indicar que será este hombre de pocas sonrisas, pocos abrazos y pocos besos, el nuevo mandatario de los laboyanos.       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario