perfil en facebook

9/03/2015

Encarcelar a Nicolás Maduro


Santiago Villarreal Cuéllar

La mentira, la forma triste como el presidente Santos, el procurador, el fiscal general y demás leguleyos engañan al pueblo colombiano, pero ante todo a esos compatriotas que sufren la deportación de la hermana Venezuela raya con el cinismo. Dicen  en coro que demandarán al presiente venezolano ante la Corte Penal Internacional por crímenes. En el derecho internacional los países son libres para otorgar visados, nacionalidad, cedula de transeúnte, residente, de extranjería, o recibir personas con pasaporte; y poseen libertad discrecional para deportar aquellas personas que consideren no gratas en sus países. Eso lo sabemos sin ser abogados, ni expertos en derecho internacional. Ningún presidente del mundo ha sido juzgado o encarcelado por deportar personas de otra nacionalidad residentes en sus países, ni ese hecho está tipificado como delito de lesa humanidad en el derecho internacional. Los defensores de derechos humanos que hemos estudiado el tema del asilo, refugio y otros protocolos del derecho internacional humanitario, tenemos conocimiento de estos temas, y no nos dejamos engañar con esta farsa. El dinero que el gobierno colombiano se gastará en pagar honorarios a los abogados, seguramente amigos políticos para pagar favores, debería gastarlo en atender la crisis y pobreza de las miles de familias deportadas. Con esta propaganda mediática podrá convencer a millones de colombianos ingenuos; y seguramente mitigará temporalmente el dolor de las familias deportadas; como también será aplaudido por la jauría de ignorantes que piden a gritos guerra contra Venezuela. Pero esta absurda salida en nada contribuirá para resolver el problema de fondo y evitar más deportaciones.
Los expertos en derecho internacional, en diplomacia y muchos gobiernos del hemisferio, incluyendo el de Estados Unidos, la ONU y demás organismos internacionales, coinciden en que la más inteligente salida a este drama es la reunión de los dos presidentes. Maduro y Santos deben reunirse en algún lugar y dialogar para llegar a acuerdos que pongan fin a las deportaciones. Recordemos que Colombia y Venezuela están unidas por la historia; ante todo somos hermanos.          


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario