perfil en facebook

4/30/2015

Las vallas de don Héctor Polanía


Santiago Villarreal Cuéllar

Durante una de las últimas campañas políticas desarrolladas por don Héctor Polanía Sánchez, para revalidar su escaño en el congreso de la república, alguien interrogó al senador, dónde estaban las vallas publicitarias, los pendones, afiches y otro tipo de publicidad visual. Con modestia, pero con la firmeza que caracterizaba al político huilense, respondió que sus vallas estaban representadas en sus obras públicas: carreteras secundarias y terciarias, electrificación rural y urbana, edificios públicos en la capital del Huila y otros municipios. "Allí están mis vallas, la gente las ve, las aprecia y sabe por quién debe votar," finalizó diciendo el congresista. 

Don Héctor Polanía nació en Pitalito un 30 de diciembre de 1924, y durante su brillante vida pública desempeñó cargos diplomáticos, ejecutivos, siendo alcalde de Pitalito, y gobernador del Huila, pero también fue representante a la Cámara, y finalmente fue senador de la república durante más de 12 años. 

Fue un conservador vertical, de ideas de derecha, pero gran amigo de la cultura y las bellas artes. Pero ante todo fue respetuoso de las ideas ajenas a sus convicciones, convirtiéndose así en un gran demócrata. 

Su más histórica intervención en el Senado de la república fue en noviembre de 1982, cuando se opuso rotundamente a aprobar la ley de amnistía que concedía beneficios a los diferentes grupos guerrilleros. Sus argumentos, en principio vistos como reaccionarios, se convirtieron con el transcurrir del tiempo en una buena razón, porque el proceso de amnistía y diálogos con las guerrillas fue un fracaso. 

Otra histórica intervención en el congreso fue en el año 1984, cuando defendió decenas de familias campesinas de diferentes regiones del Huila, cuyos miembros fueron asesinados por sicarios del frente 13 de las farc; con documentos en la mano, en aquella fría tarde de octubre, Polanía expuso ante la presencia del vocero de las farc en el congreso Braulio Herrera, cómo ese grupo guerrillero asesinaba humildes campesinos y extorsionaba ganaderos y empresarios del departamento. 

Hacia el medio día del primero de mayo de 2001, don Héctor Polanía Sánchez fue victima de sicarios que lo asesinaron en la vía a su finca Pompeya, distante pocos kilómetros del casco urbano de Pitalito.  Hasta la fecha no se conocen los verdaderos móviles, y autores intelectuales y materiales del vil asesinato, de uno de los políticos que más rastro y desarrollo dejó en el departamento del Huila.     

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario