perfil en facebook

3/09/2015

¿Deben pagar cárcel?


Santiago Villarreal Cuéllar
A lo largo de las negociaciones del proceso de paz entre el gobierno colombiano y las guerrillas de las farc, han existido muchas voces disonantes sobre la forma como se negociará la verdad, justicia y reparación. Colombia suscribió el Estatuto de Roma el 17 de mayo de 2011, razón por la cual está sujeta a los preceptos de la Corte Penal Internacional. Dentro de los estatutos se tipifica como delitos, los de lesa humanidad el secuestro, la desaparición forzada, el reclutamiento de menores y las masacres (genocidios) contra la población civil; todos estos delitos los ha cometido las farc en sus casi 60 años de existencia. De acuerdo a estos parámetros, no solo los jefes de esa organización alzada en armas, sino también sus guerrilleros rasos, tendrían que pagar cárcel en territorio colombiano, así sea de forma simbólica, es decir, una pena mínima de cinco, ocho o diez años; de no ser así, correspondería a la Corte Penal Internacional, juzgar estas personas, ya no en Colombia, sino en la Haya, sede de este organismo judicial.
Muchos colombianos están de acuerdo que no debe haber impunidad, y son de la opinión de mandar a la cárcel a los comandantes guerrilleros. Sin embargo, los voceros de los alzados en armas han manifestado que no pagarán ni un día en la cárcel. ¿Quién tiene la razón? Quienes han sido víctimas de las farc, tienen razón en resistirse a perdonar, así se proclamen cristianos, vayan a misa o culto todos los domingos, pero no acatan los mandatos de Cristo. Los jefes de las farc también tienen la razón, pues no valdría la pena negociar unos acuerdos que pondrán fin al conflicto para ir a parar a una cárcel.
Los colombianos debemos ser conscientes que si se está negociando el fin de una guerra que ha desangrado al país durante seis décadas, debe prevalecer el principio del perdón. De otra forma no tendría sentido invitar al enemigo a una mesa para negociar cuántos años de cárcel desea pagar.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario