perfil en facebook

3/23/2015

Bosques encantados



Santiago Villarreal Cuéllar

En todos los lugares del planeta existen vegetaciones, unas más frondosas que otras, y algunas convertidas por el paso de cientos o miles de años en bosques majestuosos. Las especies vegetales son tan variadas como las arenas de una playa, y aunque de lejos el verde esmeralda asemeje ser idéntico,realmente cuando se escudriña el interior de bosques o rastrojos, encontramos una increíble variedad de plantas, arbustos y árboles. La vegetación que compone las diferentes regiones geográficas de nuestra tierra, varía de acuerdo a climas y estaciones; en las zonas donde predominan las estaciones, los árboles, arbustos, y plantas son especies aptas para ese tipo de clima, mientras en las regiones tropicales la vegetación difiere de la anterior. No obstante, algunas especies se adaptan a todos los climas y zonas geográficas.

En un aspecto muy particular sí se generaliza el inmenso y variado reino vegetal; los espíritus elementales de cada liquen, liana, planta, arbusto y árbol, existen en todas las regiones, porque cada unidad es un ser vivo. Las leyendas sobre los bosques encantados son tan variadas como las mismas especies. Sin embargo, muchos de estos espíritus elementales son iguales en el ámbito general del planeta o varían de acuerdo a la cultura. La Madre del Monte, es un espíritu universal; la Madre del Aguan también está presente en todas partes; los duendes son universales; las ondinas y nereidas (espíritus de las aguas) se conjugan y se unen con los espíritus vegetales; el espíritu de la Llorona es originario de las selvas amazónicas, pero también es conocida bajo otros nombres en las selvas húmedas de Indonesia, India, el continente africano y las selvas tropicales australianas.

Muchos de estos bosques están encantados, razón por la cual cuando cazadores o aserradores se adentran en las embrujadoras selvas, suelen perderse en su interior; no encuentran salida y finalmente son presa de animales salvajes o mueren de hambre. Destruir un árbol, una planta o una liana, no solo destruye una vida, sino un espíritu elemental; la venganza podrá llegar.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario