perfil en facebook

11/07/2014

Lavarse las manos


Santiago Villarreal Cuéllar

Cuando la muchedumbre reunida en la plaza de Jerusalén gritó a Pilatos que crucificara a Jesús, este vaciló por un momento pues conociendo las leyes hebreas, no concebía la idea de castigar a alguien por un delito no tipificado en las normas de la época. Sin embargo, obedeciendo al populacho, Pilatos manifestó: “allá ustedes, este hombre no ha cometido ningún delito, pero si dicen que debe ser crucificado pues háganlo.” Luego se internó a sus aposentos y lavó sus manos.
Lavarse las manos es un rito antiguo practicado por la comunidad judía, no solo como ritual religioso-esotérico, sino para asearlas. Con el correr de los siglos los científicos descubrieron que el agua y el jabón constituían un elemento indispensable para purificar las manos y cuerpo, previniendo con esa acción muchas enfermedades. El descubrimiento de las bacterias en el siglo pasado, ilustró la ciencia médica sobre el origen de muchas enfermedades contagiosas, muchas de la cuales pueden prevenirse solamente lavando las manos con abundante agua y jabón.

Es imprescindible lavar diariamente todo nuestro cuerpo con agua y jabón, para asear la piel de la mugre acumulada durante el día y la noche, evitando así que las bacterias malignas causen daño a nuestro organismo. Pero mucho más indispensable constituye lavar las manos con abundante agua y jabón, antes y después de comer; antes y después de realizar las necesidades fisiológicas. Los hombres y mujeres deben adquirir el hábito de lavar sus manos antes de realizar sus funciones fisiológicas porque en ellas se acumulan cientos de miles de bacterias, que al coger el pene, en el caso de los hombres para orinar, muchas de estas bacterias pueden penetrar en su uretra y causar enfermedades infeccioso-urinarias; lo mismo sucede a las mujeres pues cuando utilizan el papel para limpiar su vagina, muchas bacterias pueden introducirse por su uretra, causando daños similares. Cualquier clase de jabón es bueno para lavar las manos y cuerpo. No se ha demostrado científicamente que los jabones anti-bacteriales sean mejores que los demás.       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario