perfil en facebook

11/23/2014

El regreso del general Alzate


Santiago Villarreal Cuéllar

Desde el mismo domingo 16 de noviembre en que fue secuestrado el general Rubén Darío Alzate por parte del frente 34 de las farc, en el humilde caserío Las Mercedes del empobrecido departamento del Chocó, han habido muchas incoherencias por parte del gobierno nacional.

Primero: el presidente Santos mediante un trino en su cuenta, interroga las razones por las cuales este alto oficial se movilizaba hasta este caserío, solo acompañado de una funcionaria suya y un sub-oficial, sin los más mínimos protocolos de seguridad. Todos compartimos esta incógnita, que seguramente nunca se conocerá porque quizá no sea conveniente para la alta cúpula del ejército, revelar.  

Después de la acalorada reunión sostenida hasta altas horas de la madrugada, esa alta oficialidad, en voz de su ministro de defensa, que parece más interesado en torpedear el proceso de paz que en apoyarlo, prácticamente obligaron al jefe de estado a suspender las conversaciones de la Habana, hasta tanto no se diera la liberación del general. No les interesaba los humildes soldados secuestrados días antes en Arauca. 

Si las negociaciones se iniciaron en medio del conflicto, sin cese bilateral de hostilidades, concepto defendido hasta la fecha por el presidente Santos, no se comprende porqué este hecho sea motivo para dejar de dialogar, cuando es aun más imprescindible para una pronta liberación.  

En el transcurso de esta semana que ya pasó, el presidente viene afirmando que ya tiene las coordenadas para liberar, tanto a los soldados de Arauca como al general Alzate. Sin embargo, cada día que pasa parece alejarse más la posibilidad de una pronta liberación pues no existen ningunas coordenadas y todo parece indicar que el gobierno juega al gato y al ratón. 

Desde el mismo día del secuestro del general se movilizaron a la zona cerca de un  millar de unidades militares de la armada nacional, infantería, artillería y fuerza aérea, desatando una operación de represión contra los humildes moradores de a región del río Atrato, en busca del alto oficial. Las operaciones han sido comandadas por el propio ministro de defensa que se ha paseado en avión y helicóptero por la zona, conociendo la belleza de la región pacífica. 

El domingo 23 de noviembre un vocero de las farc en la Habana, afirma que la liberación del general Alzate está truncada debido a las operaciones militares desarrolladas en la zona. El gobierno responde que no existen tales operativos y que todo es una estrategia de la guerrilla para demorar la entrega del militar. ¿A quién creer? 

Los moradores de esta extensa región chocoana, gente humilde, trabajadora, honesta, victima como cientos de miles de colombianos de un conflicto armado alimentado por los cultivos de coca, la minería ilegal, muchos desterrados de las regiones por grupos armados para robar sus tierras y entregarlas a los señores de la palma, afirman que no pueden salir de sus viviendas debido a los intensos operativos militares realizados desde el pasado domingo. ¿No hay operativos militares?   

No sabemos qué trama el gobierno nacional, o qué trama la alta cúpula militar, o si existe un tire y afloje al interior del gobierno por truncar el proceso de paz. Mientras continúa la incoherencia por parte del gobierno para resolver esta dolorosa situación, el general y sus compañeros ya pasaron su primer semana cautivos, y como siga esta extraña forma de dilatar y echarse culpas mutuas, posiblemente esté demorado el regreso del general Alzate.  

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario