perfil en facebook

10/10/2014

Sexualidad con responsabilidad



Santiago Villarreal Cuéllar

Al abordar el tema de la sexualidad nuevamente reitero el divorcio existente entre sexualidad plena con relaciones genitales. La primera abarca todo el desarrollo de los estímulos del cuerpo humano y la segunda se relaciona solamente con el rol desempeñado por los órganos de la reproducción. No obstante, la responsabilidad es una sola en todo el entorno relacionado con la sexualidad. Un ejemplo: un simple abrazo entre dos personas, especialmente cuando son muy jóvenes, cuyas hormonas explotan al menor contacto, puede desembocar en un juego genital. Allí se necesita responsabilidad con actos sencillos y hasta inocentes como el abrazar, acariciar, besar y masajear. No estoy diciendo que no prodiguemos abrazos, besos, caricias y otros estímulos de la piel. Solo que debemos ser suficientemente maduros en pensamiento y criterio para saber hasta dónde podemos llegar. Una persona mayor de edad puede acariciar a una persona menor, pero si ese menor no ha cumplido catorce años, el código de infancia y adolescencia colombiano tipifica este acto como delictuoso. De allí la inmensa responsabilidad en materia de sexualidad.
Pero debemos ser mucho más responsables cuando decidimos tener relaciones genitales, cualquiera sea la opción asumida. Es imprescindible el uso del preservativo, no solo para evitar posibles embarazos, si es con una mujer, sino para prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Aconsejo el uso del preservativo inclusive en las relaciones conyugales, es decir cuando convivimos con otra persona, ya sea matrimonio de derecho o de hecho. No podemos seguir confiando en la fidelidad, debemos ante todo ser prevenidos, mucho más en una sociedad tan promiscua como la que nos ha correspondido vivir en estas últimas décadas. Si son parejas jóvenes o adolescentes, con mayor razón pues este constituye el mejor método anticonceptivo. Cuantos embarazos se pueden prevenir si los chicos utilizan condones al sotener relaciones genitales. Los padres tenemos gran responsabilidad al educar a nuestros hijos e hijas sobre la sexualidad. Enseñemos la pedagogía del condón para convertir en una verdadera cultura su uso en nuestras relaciones genitales.        


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario