perfil en facebook

10/22/2014

Évola y xenofobia


Santiago Villarreal Cuéllar

La pandemia conocida como Ébola, cayó como anillo al dedo para aquellas naciones cuyos gobiernos de derecha tienen como premisa la xenofobia, especialmente hacia la raza negra que tantas crueldades ha padecido a lo largo de la historia, bajo las colonizaciones de los imperios de occidente. La mayoría de gobiernos europeos y de otras naciones, entre ellas Colombia, han cerrado los visados para los ciudadanos del África occidental, bajo el argumento de representar serio peligro de contagio del  mortal virus, que en los últimos meses ha cobrado la vida de por lo menos 6.000 personas, según la Organización Mundial de la Salud. ¿Pero qué es el Ébola y dónde se originó?
El Ébola es un miembro de la familia de virus de ARN conocidos como filovirus. Cuando el virus es magnificado varias miles de veces mediante microscopio electrónico, tiene la apariencia de filamentos largos. Revistas científicas de renombre como The Lancet y el New England Journal of Medicine, documentaron el primer brote  en la ciudad de Marburg Alemania, en el año 1967, curiosamente en un laboratorio científico-farmacéutico. El brote se extendió hasta otro laboratorio de Frankfurt, contagiando a 30 personas de las cuales fallecieron 7. El segundo brote se descubrió en el año 1976 en la antigua república de Zaire (hoy Congo). Fue allí cuando se bautizó bajo el nombre de Ébola, debido a que fue en las orillas del río conocido con el mismo nombre que aparecieron los primeros enfermos. Las mismas características y los mismos estudios científicos realizados, concluyeron que se trataba del mismo virus aparecido 9 años antes en Marburg Alemania, pero se decidió hacer creer al mundo que sus orígenes se encuentran en el corazón de las selvas africanas occidentales. Un tercer brote ocurrió en 1979 en Sudán, al norte del África. El cuarto brote de Ébola ocurrió a finales de 1989 en Reston Virginia, Estados Unidos, a menos de 20 millas del capitolio de Washington. Después de esta cronología de apariciones de este terrible virus que mata la mayoría de personas contagiadas, ha continuado su avance en las naciones occidentales africanas.
El virus en sí no constituye peligro inminente pues en los países desarrollados donde  apareció, fue controlado inmediatamente. El problema radica en la falta de una red sanitaria comprometida realmente con la salud humana. Los países africanos en su mayoría, padecen una enfermedad peor: el modelo económico neo-liberal, bajo cuyas premisas se maneja la salud pública, como ocurre en Colombia. Una salud privatizada, convertida en una mercancía, cuyo fin es enriquecer sus promotores, deja morir la gente hasta de una simple gripe.     

    

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario