perfil en facebook

9/12/2014

Relaciones humanas. Recordar el nombres de las personas


Santiago Villarreal Cuéllar

Cuando te enseñan una foto donde apareces, ¿a quién buscas primero? A usted mismo, ¿verdad? Porque usted es la persona más importante para ti. Por eso cuando alguien nos llama por nuestro nombre, inmediatamente contestamos y sentimos un agrado especial. Nos encanta que pronuncien nuestro nombre; nos agrada escuchar que nos llamen por nuestro nombre; pero sentimos cierto disgusto cuando una persona nos dice: ¿Cómo dijiste que te llamabas? Por esta sencilla razón es tan importante en las relaciones humanas llamar a las personas por su nombre. Cuando aprendemos el nombre de una persona y la pronunciamos, al saludarla, al despedimos de esa persona, quedará muy impresionada porque adoramos oír nuestro nombre.
Si posees un negocio y hay personas que frecuentan su establecimiento comercial, estos son clientes potenciales. Es indispensable preguntar por el nombre de esas personas, memorizarlo y siempre que lleguen a su negocio, debes saludarlas con su nombre. Este aspecto familiarizará mucho más sus relaciones comerciales, porque sus clientes se sentirán más importantes. Los políticos sí que necesitan aprenderse el nombre de muchas personas que a futuro pueden ser potenciales electores. El presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt, llegó a memorizar hasta cincuenta mil nombres, y para él era muy fácil llamar una persona que se encontrara en la calle por su propio nombre. ¿Se imagina usted que el presidente de su país te llame por su nombre en la calle? Por esa simple razón este presidente de los estadounidenses fue recordado por millones de sus compatriotas.

No es fácil aprender nombres de memoria, especialmente de aquellas personas que no están familiarizadas con nosotros. Me permitiré suministrar una técnica sencilla para aprender a recordar nombres y memorizarlos. Cuando te encuentres con una persona de la cual desee memorizar su nombre y se lo suministre, entonces asócielo con el nombre de alguien muy importante. Ejemplo: si un hombre se llama Hugo, entonces asócielo con el nombre del difunto presidente Hugo Chávez. De esta forma nunca se olvidará de ese nombre.           

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario