perfil en facebook

9/05/2014

Juguetes sexuales


Santiago Villarreal Cuéllar

La ciencia de la sexología ha desarrollado muchas formas para prodigar placer, no solo en las diferentes zonas generadoras de este, sino en aquellos lugares de nuestros cuerpos, llamadas zonas erógenas y naturalmente en los órganos genitales donde se origina la mayor fuente de placer. Y lo más importante: estos juguetes han sido diseñados, no solo para hombres, sino para las mujeres pues son ellas las que en muchas ocasiones sienten mayor frustración porque sus hombres no satisfacen esa fuente de placer que ellas poseen. En el marcado erótico se encuentra una diversidad de juguetes sexuales para las mujeres; penes de materiales plásticos elásticos, manuales y eléctricos, estos últimos con vibradores de varias velocidades, según el gusto de las usuarias; existen también algunos vibradores eléctricos para acariciar la piel y en especial aquellas zonas erógenas que todos los seres humanos poseemos; para los hombres se han diseñado vaginas elaboradas de silicona, con los labios de la vulva delineados y el orifico vaginal comprimido pero flexible para poder penetrarlo; pero también se han elaborado muñecas del tamaño de una mujer, con rostros muy hermosos, de acuerdo al concepto de belleza que nos han inculcado en nuestra cultura occidental; estas muñecas poseen vaginas flexibles y desempeñan, o al menos así lo fantasea la mente humana, el mismo rol de una mujer.

Los mismos vibradores utilizados por las mujeres pueden ser usados por homosexuales. El mercado está saturado de diferentes juguetes para satisfacer las fantasías sexuales de aquellos seres humanos que no se sienten satisfechos por las personas de carne y hueso; estos juguetes también los emplean personas solas, bien porque han quedado viudas o viudos, o separados. El desarrollar más y mejor placer, utilizando estos juguetes, constituye otra opción sexual que muchos seres humanos han escogido, y hace parte de la diversidad sexual, que igual que las otras conocidas, merece respeto y nadie está llamado a juzgar.      

Reacciones:

1 comentarios:

Es muy interesante e importante que se deje de lado la discriminación hacia nosotros los gay. Yo estoy muy feliz con mi pareja
y vivimos excelentemente y cada fin de semana vamos a Hoteles Gay Melgar
de Melgar donde la privacidad, la discreción y el respeto por tu identidad sexual es la mayor preocupación. Amo ser gay.

Publicar un comentario