perfil en facebook

9/26/2014

Hacer el amor


Santiago Villarreal Cuéllar
Se ha popularizado tanto la frase “hacer el amor” que hasta los más eminentes médicos, psicólogos y psiquíatras la utilizan para describir la más primitiva de las relaciones humanas: la sexualidad. Ya hemos dicho en otros artículos que la sexualidad y la genitalidad, aunque tienen una estrecha relación, se divorcian la una de la otra. Sexualidad es todo contacto entre humanos y genitalidad es esa relación donde solo los órganos de la reproducción juegan el rol principal. El amor no se hace; no se puede hacer porque el amor está hecho. Desde que el ser humano empezó a poseer sentimientos de atracción, enamoramiento, pesar, lastima y otros elementos que despiertan la fibra nerviosa de la ternura, se formó aquello que llamamos amor. Una madre no necesita hacer el amor para prodigarlo a su hijo recién nacido; ella lo siente en lo más profundo de la alambrada de su inteligencia; quizá esta sea la herencia evolutiva más sublime de la mayoría de aves y animales mamíferos, el de prodigar amor a sus hijos. Observe cómo los pajaritos arrullan a sus pequeños polluelos con sus picos y sus cantos; contempla la vaca lamiendo a su pequeña cría en una manifestación sublime de ternura y amor. Los seres humanos por naturaleza evolutiva heredamos ese maravilloso sentimiento del amor, manifestado en afecto, ternura y caricias hacia aquellos seres que amamos. No se hace el amor, el mismo, por sí solo está hecho y continuará existiendo hasta que el ser humano desaparezca de la tierra.
Lo que comúnmente llamamos hacer el amor, donde juegan el rol los órganos genitales es eso; tener relaciones genitales; ni siquiera podemos afirmar que se sostienen relaciones sexuales porque como ya se ha dicho, la relación sexual es todo contacto que tengamos con la piel; caricias, abrazos, besos, toques en las orejas u otras zonas erógenas. La relación genital consiste en originar placer utilizando los órganos de la reproducción y otras zonas erógenas como el ano y la boca, como elementos principales.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario