perfil en facebook

9/10/2014

El sueño de Salvador Allende


Santiago Villarreal Cuéllar

Un martes 11 de septiembre de 1973, el más grande sueño de elevar el nivel de vida de un pueblo fue cortado de tajo; a sangre y fuego; utilizando aviones de guerra, cuyo destino no era precisamente para atacar sus propios compatriotas, sino para defender el pueblo chileno de posibles agresiones externas. 

Salvador Allende Gossens, un medico masón que había llegado a la presidencia de Chile tres años antes mediante las vías democráticas; puso en marcha un modelo político y económico distinto al recomendado por los Estados Unidos y las demás potencias europeas, defensoras del capitalismo salvaje, pero fue brutalmente reprimido para impedir que los pobres lograran tener mejor calidad de vida. 

El sueño de Allende de ver un Chile sin pobreza extrema; un país sin niños desnutridos; con un nivel educativo de calidad, desde la primaria hasta la universidad, gratuita; el sueño de ver los ancianos de su país con una pensión universal de vejes para que no terminaran como indigentes en las calles; el sueño de ver a todos los chilenos con derecho a una salud gratuita, preventiva y de calidad; todos esos sueños fueron castrados al medio día de ese fatídico martes, cuando los aviones de la fuerza aérea chilena irrumpieron sobre ese cielo color plomizo, descargando cientos de kilos de dinamita sobre el Palacio de la Moneda, destruyendo esa joya arquitectónica; pero no solo destruyeron el arte arquitectónico y paisajistico, sino que destruyeron la vida del líder de la Unidad Popular; destruyendo con él las esperanzas de un pueblo. 

Pero el sueño de Allende no era solo para Chile; ese sueño también lo era para toda América Latina; un pueblo lleno de pobres; un pueblo saqueado en sus riquezas naturales por parte de las tráns-nacionales, sumiendo ese pueblo en una miseria de la cual unos pocos países han logrado sustraerse.    

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario