perfil en facebook

9/19/2014

Cómo destruir los dientes de las brujas


Santiago Villarreal Cuéllar
Según la leyenda la mayoría de brujas les encanta succionar la sangre de sus víctimas. Las brujas mujeres chupan sangre a los hombres y los brujos a las mujeres. Generalmente estas succiones ocurren en horas de la noche o la madrugada cuando las personas que sufren este daño duermen profundamente. Entonces la bruja clava sus afilados dientes, que debido al desdoblamiento (cuarta dimensión) estos adquieren unas características particulares. Las víctimas de estas brujas evidencian esas succiones mostrando en algunas partes de su cuerpo moretones o chupones, específicamente en el cuello, pecho y espaldas. Las mujeres víctimas de succiones de parte de los brujos, presentan estos chupones especialmente en la zona mamaria y particularmente los pezones. Muchos de estos moretones a veces se infectan y las personas se ven obligadas a acudir al médico para que formule medicamentos.

Existen algunas fórmulas para evitar que brujas y brujos cometan estas fechorías con las personas; frotar todo el cuerpo con jengibre machacado antes de irse a dormir, evita que las brujas o brujos chupen la piel. Parece que el fuerte aroma de este tubérculo no agrada al olfato de las brujas y terminan por retirarse. La mayoría de las brujas persiste en su costumbre de chupar a sus víctimas y la próxima noche regresa; pero si durante varias semanas se frota el cuerpo con la preparación vegetal ya dicha, finalmente estas brujas no regresaran y se marcharán para otro lugar, en busca de otra víctima. Si desea causar daño a la dentadura de un brujo o bruja, la fórmula es sencilla: toma tres ajos machos (estos son redondos), los machaca con una piedra sobre otra, agregas sal de mar y unos gramos de azufre en polvo, frotará todo su cuerpo con esta pasta húmeda y se marcha a la cama. Cuando la bruja o brujo chupa el cuerpo de su víctima untado con esta mescla, su dentadura física sufrirá serios daños que se evidenciarán en la vida pública del agresor.       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario