perfil en facebook

1/10/2014

La criminalidad en Venezuela




Santiago Villarreal Cuéllar

El asesinato de una ex-reina de belleza, su esposo y las heridas causadas a su pequeña hija, prendieron las alarmas en el gobierno venezolano para reforzar las medidas contra el crimen. El presidente Nicolás Maduro ha tomado una serie de determinaciones para tratar de parar la hola de asesinatos. Como sucede en todos los países sub-desarrollados, los gobiernos miran con preocupación los problemas cuando estos tocan a grandes personalidades, pero poco les interesa que cualquier otro ser humano, sin títulos, sin estirpe y generalmente gente del común, padezca situaciones similares.

Sin embargo, si observamos la historia de Venezuela, su capital, Caracas, siempre ha ocupado los más altos índices de delincuencia sobre otras capitales de América. En la década de los sesenta, setenta y ochenta, en los gobiernos de los llamados gobiernos democráticos, de adecos y copeyanos, quienes saquearon el país a su antojo y tuvieron abandonado al pueblo, Caracas se disputaba el primer lugar con Wasington, la capital de los Estados Unidos, entre las más peligrosas de América. En los ochenta, se disputaban el primer lugar con Medellín Colombia, entre las que más crímenes se cometían. Y en la década de los noventa Ciudad de México comenzó a pasar la delantera a Caracas, como la más insegura.


De modo que no es culpa de los gobiernos de Chávez y Maduro, como pretenden hacer creer algunos medios internacionales, tendenciosos y de derecha, que la culpa de esta descomposición sea el llamado chavismo que gobierna a Venezuela y que de alguna manera se ha puesto del lado del pueblo necesitado. Repasemos la historia para no caer en contradicciones y buscar culpables mediáticos. 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario