perfil en facebook

10/03/2013

Los nudos del duende


Santiago Villarreal Cuéllar

El duende le fascina jugar con las crines de los caballos. En fincas y haciendas, cuando llega la noche, el duende se abalanza sobre los caballos de ambos sexos, ante todo de aquellas bestias que tienen abundante crin, ya sea en el cuello o en la cola y empiezan a tejer moños que a los humanos se dificulta desamarrar. En algunas zonas del Amazonas suramericano y de los llanos orientales venezolanos, este procedimiento lo hace el duende a las mujeres que poseen bastante cabellera, mientras duermen. Al otro día, las damas dedican bastante tiempo tratando de desmadejar su pelo y en muchas ocasiones se han visto obligadas a cortarlo.
La leyenda del duende es muy conocida en Europa. En las montañas y bosques de los países escandinavos, el norte de Alemania, en Bélgica y algunos lugares de Francia, los duendes son llamados gnomos. Son pequeños hombrecitos que viven en las raíces de los grandes árboles, abetos, pinos y robles en la selva negra de Alemania, que duermen durante el día y por las noches viajan a diferentes lugares a realizar sus peripecias. Algunos estudiosos dicen que la leyenda fue traída a las tierras americanas por los invasores ingleses, españoles y portugueses. Sin embargo, varios antropólogos han descubierto que nuestros aborígenes ya conocían los duendes. Muchos árboles de nuestras montañas, eran adorados y considerados sagrados por algunas etnias pues su espíritu elemental tenía la forma de pequeños hombrecillos. Muchas plantas como el fique (cabuya o maguey), eran cuidadas con esmero por los mayas, toltecas en la región guatemalteca y mejicana, lo mismo que los jinotegas en Centro América, pues decían ver en su interior, niños recién nacidos. En realidad se trataba del espíritu elemental de esta planta, de la cual se extrae todavía el pulque, un licor utilizado por estas etnias para beberlo mientras realizaban algunos rituales sagrados.

Hoy es difícil encontrar duendes y la gente ya ni sabe de estos espíritus, pero muchos caballos continúan apareciendo con moños raros sobre sus crines.            

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario