perfil en facebook

9/09/2013

Vigencia de Salvador Allende


Santiago Villarreal Cuéllar
Si un niño no recibe proteínas suficientes durante los primeros ocho meses, tendrá un desarrollo mental por debajo de lo normal. Si a ese niño se le da después de los ocho meses, una buena dieta alimenticia, podrá tener buen desarrollo corporal, pero no recuperará su desarrollo mental. Esto lo digo como médico que soy, y profesor de medicina social.” Este es un extracto del discurso pronunciado por el entonces presidente de Chile, Salvador Allende Gossens, el 02 de diciembre de 1972 en la Universidad de Guadalajara en México. Agregó, que la gran mayoría de los niños de América Latina, tenían esa deficiencia proteínica, y que solo un grupo minoritario (clases acomodadas), recibían una adecuada fuente alimenticia. Dijo también en su memorable discurso, que las naciones latinoamericanas poseíamos inmensas riquezas en materias primas (minerales, alimentos), pero que eran pobres porque las grandes transnacionales usurpaban esas riquezas con la anuencia de gobiernos cómplices. Manifestó, que muchos profesores del continente no se inmutaban al saber que teníamos un inmenso porcentaje de analfabetas; lo mismo dijo de muchos médicos, que olvidándose de sus principios humanistas, no les interesaba que mucha gente no pudiera pagar su consulta y mucho menos comprar los medicamentos. Todos estos problemas eran ocasionados por falta de unas políticas estatales que marginaban grandes sectores de la sociedad, impidiéndoles obtener buen desarrollo y una buena calidad de vida.
Cuarenta años después, muy poco de lo dicho por Allende ha cambiado en este continente y su pensamiento continúa vigente. Seguimos teniendo deficiencias alimentarias en grandes segmentos de la población; continuamos produciendo materias primas, pero no las manufacturamos y las multinacionales siguen saqueando nuestros recursos energéticos, mineros y alimenticios; poseemos un gran porcentaje de analfabetismo, salvo algunas excepciones (Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina), que han logrado universalizar la gratuidad de la educación; la salud continúa siendo en la mayoría de países latinoamericanos un privilegio de pocos.

En su juventud, recién graduado de médico, Salvador Allende se dio cuenta de las desigualdades sociales de su país y abrazó las ideas marxistas como un camino para lograr la equidad social en Chile. Predicando estas creencias, fue legislador en varias oportunidades, y después de varios intentos logró llegar a la presidencia de su país en 1970, siendo la primera vez en la historia del mundo que un marxista llegaba al poder por la vía democrática. Sin embargo, las élites chilenas y el gobierno norteamericano no aceptaron semejante desafío, y un martes 11 de septiembre de 1973, un golpe de estado acabó con su vida y las esperanzas de su pueblo.   

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario