perfil en facebook

5/28/2013

Enfermedades de los ediles



Santiago Villarreal Cuéllar
Hipertensión arterial, mala circulación de la sangre, síntomas de artrosis, diabetes, irritación de colon, gastritis crónica, hígado enfermo, riñones con cálculos, y en los hombres mayores de 35 años, disfunción eréctil y hasta impotencia sexual. Ese fue el diagnóstico que arrojó un examen general realizado a todos los ediles, hombres y mujeres de la ciudad de Neiva. Los rigurosos exámenes a que fueron sometidos estos servidores públicos, fue por obra y gracia de la alcaldía municipal de Neiva, que contrató una Empresa de Trabajo Asociativo de Salud, y el diagnóstico fue realizado con un aparato llamado decatrón computarizado. Este objeto no está reconocido por la Organización Mundial de la Salud como herramienta para diagnosticar patologías, pero los “especialistas” de las llamadas medicinas alternativas lo utilizan. Lo más curioso del generoso regalo de la alcaldía a los ediles en materia de salud, consiste en las fórmulas para el tratamiento y curación de las dolencias: vinos rejuvenecedores, potenciadores sexuales, milagrosas gotas para curar la diabetes, purgantes para matar parásitos y laxar los intestinos de los ediles que sufren estreñimiento, en fin, una serie de nombres de supuestos medicamentos que suman como mínimo 6 productos para cada paciente. Y allí termina la caridad de la administración municipal, porque las substancias las debe comprar cada usuario con dinero de su propio bolsillo. El tratamiento menos costoso oscila entre 500 y 650 mil pesos. Claro está que la Empresa de Trabajo financia la compra de dichos “medicamentos” y pueden pagarlo en varias cuotas.
El otro embuste para estos ingenuos servidores, consiste en que ninguna de estas substancias está registrada por el INVIMA como medicamento, sino como alimento. Sería bueno saber ¿cuánto pagó la administración municipal de Neiva a la mencionada Empresa Asociativa de Trabajo? ¿Y quiénes son los asociados de la misma? Los señores concejales que hacen control político tienen la tarea de averiguar, lo mismo que las veedurías ciudadanas, o en su defecto la Personería municipal, pues no hay derecho a que se juegue con la salud de las personas.
Si la administración municipal desea que sus ediles gocen de una excelente salud, ¿Por qué no contrató una Entidad Promotora de Salud? El Hospital Universitario Hernando Moncaléano Perdomo, es una entidad científica reconocida en el sur de Colombia y cuenta con los mejores profesionales y especialistas de la salud. ¿Por qué no contrató con esa prestigiosa entidad? Si bien las mencionadas medicinas alternativas poseen licencias para funcionar, no están reconocidas por la comunidad científica y las entidades del Estado son las menos llamadas a contratar sus dudosos servicios.           

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario