perfil en facebook

2/07/2013

¿Los "urabeños" en el Huila?





Santiago Villarreal Cuéllar
Los asesinatos selectivos, ocurridos desde el año pasado en la ciudad de Neiva y municipios aledaños, en un principio fueron atribuidos por las autoridades policiales a guerras entre pandillas. Sin embargo, durante el primer mes de este año dichos asesinatos se intensificaron, hasta el punto que el promedio es de uno diario. En la mayoría de los casos los muertos son indigentes, adictos a drogas alucinógenas y presuntos delincuentes comunes. Llamó la atención el asesinato de dos campesinos en el municipio de Campoalegre, sobre cuyos cadáveres aparecieron carteles que decían, “urabeños presente.” Ahora las autoridades policiales manifiestan una posible limpieza social. Es decir, ya no se trata de guerras entre pandillas, sino un presunto grupo que estaría haciendo justicia mediante el asesinato de delincuentes. Obviamente no sabemos qué tienen que ver los indigentes sobre quienes caen las balas asesinas. ¿O será que ser pobre es un delito?
¿Pero quién está haciendo esa “limpieza social”? ¿Será la banda “los urabeños” que llegaron al Huila para hacer justicia? Y si son ellos, ¿quién los trajo? Porque esas bandas criminales cobran altas extorsiones a comerciantes y ganaderos a cambio de su protección. Además, donde operan, lo hacen con la anuencia de las autoridades policiales y militares. ¿O será un grupo para-militar, o para-policial el autor de esa “limpieza”? Todo puede ser posible en una sociedad cansada de la delincuencia común y ante la imposibilidad de contenerla mediante las vías legales. Lo cierto es que la delincuencia de la capital huilense está huyendo a otros municipios, especialmente hacia el Sur, presa del pánico. El año pasado propuse en una columna, en este mismo diario, la conformación de grupos de autodefensa para combatir la delincuencia. Pero no para asesinar delincuentes, sino para capturarlos y defender barrios, y veredas. Como defensor de derechos humanos, condeno cualquier crimen contra cualquier persona. El fuego no se apaga con gasolina. De igual forma, la delincuencia no se combate mediante el asesinato porque ello nos llevará a la barbarie.  

Reacciones:

1 comentarios:

grave la situacion en el departamento, y no deja de preocuparnos ya que se nos puede convertir en un Antioquia pequeño !!!

Publicar un comentario