perfil en facebook

12/04/2012

EL SIDA NO ES SINÓNIMO DE MUERTE



Santiago Villarreal Cuéllar
Los primeros de diciembre se conmemora el día internacional contra la enfermedad producida por el virus T-linfotrófico humano tipo 3, denominado VAL (virus asociado a linfoadenopatía), conocido como virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida SIDA. Los primeros enfermos de SIDA fueron descubiertos en Los Ángeles California EE.UU. en el año 1978, quienes enfermaron de neumonía y no obstante la aplicación de medicamentos para tratar la dolencia, murieron. Posteriormente, en 1981, en un hospital de New York, sucedió el mismo caso con cinco pacientes. Pero solo hasta 1982, se estableció el nombre de virus en países del Sur del África. Rápidamente, la enfermedad se expandió por ese continente, llegando a Europa y el resto del planeta. En un comienzo se creyó que la enfermedad solo atacaba la población homosexual, pero pronto se propagó al género femenino.
El otro aspecto negativo de los primeros descubrimientos fue estigmatizar a los contagiados, aislándolos del resto de la población, pues se creía que con solo tocar a otra persona se contagiaba. Lejos quedaron aquellos días cuando los pacientes se morían sin saber qué medicamentos eran eficaces para tratar la enfermedad. Los avances científicos demostraron que la infección solo se transmite por medio de la sangre y que las relaciones genitales (sexuales) constituyen el mayor riesgo, siempre que no se utilice el preservativo (condón). Al comienzo los pacientes eran tratados con una serie de medicamentos a los que llamaron cocteles, debido a la cantidad de fármacos empleados (hasta diez y seis pastillas diarias). No obstante, en la década del noventa y el dos mil, la ciencia médica desarrolló los primeros retro-virales compuestos, hasta llegar a perfeccionar alrededor de unas diez mesclas farmacológicas con las que hoy se trata a los infectados. Un enfermo de hoy, puede tratarse con tres medicamentos y si el avance es progresivo, finalmente puede tomar de por vida solo un medicamento diario. Por tal razón, los infectados de SIDA no deben temer pues si se diagnostica la infección a tiempo y sigue un riguroso tratamiento farmacológico, disciplinado, aceptando las recomendaciones del infectólogo, puede llegar a morir de cualquier otra enfermedad, menos de SIDA. Afortunadamente en la mayoría de países, entre ellos Colombia, el Estado y sus servicios sanitarios han asumido los tratamientos para estos enfermos, a quienes no se les cobra nada, pues los medicamentos son bastantes costosos. Eso naturalmente ha contribuido a disminuir la mortalidad de estos pacientes. Aunque los enfermos actuales no tendrán curación, muy pronto se perfeccionará una vacuna para prevenir la enfermedad. Mientras eso sucede, debemos utilizar el preservativo cada que copulemos con otra persona.          

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario