perfil en facebook

10/10/2012

HOMBRES CASTRADOS



Santiago Villarreal Cuéllar
La historia de hombres castrados se remonta al antiguo imperio babilónico, donde los eunucos (hombres castrados), cuidaban las doncellas y princesas de los reyes. En diferentes monarquías se continuó utilizando esta clase de sujetos, aunque algunas investigaciones revelan que muchos de ellos eran homosexuales afeminados a quienes reclutaban para esos menesteres. Los historiadores no nos han dicho qué método se utilizaba para castrar en esa época.
Traigo a colación este tema pues el Doctor Roy Barreras, presidente del Senado de la República, presentó un proyecto de ley, proponiendo la castración química para los hombres violadores de Colombia. La propuesta no solo es absurda sino bárbara, al igual que la presentada por la señora Gilma Giménez (cadena perpetua), con la cual logró hacerse elegir senadora. Lo sorprendente es que sea precisamente un medico como el Doctor Barreras, el ponente de semejante esperpento. Uno espera de estos profesionales, educados en los más altos valores del pensamiento humanista, propuestas que conlleven a investigar y buscar las causas por las cuales un ser humano accede sexualmente a otro, lo mismo que soluciones científicas para prevenir y modificar esta clase de comportamientos. Además, la castración química de violadores se aplica en algunos estados de la Unión americana y no por eso este abominable delito disminuye. También está demostrado, que la extirpación de los testículos en el hombre lo mismo que su castración química mediante rayos láser, no disminuye la libido. El deseo sexual está estrechamente ligado al cerebro y al sistema nervioso central de los humanos y a diferencia de otros mamíferos, la corteza cerebral humana es la que emite los deseos libidos. Los testículos del hombre cumplen una labor reproductiva y aunque constituyen una zona erógena, su falta no produce impotencia.
El problema de los violadores sexuales debe ser estudiado desde perspectivas antropológicas, sicológicas, neurológicas y psiquiátricas. Este delito es cometido por personas de todos los estratos sociales, en todo el mundo y en algunos obedece a problemas estructurales. La alambrada de la inteligencia del cerebro humano, almacena la información del macho dominante y agresivo. Millones de años de evolución, no han sido suficientes para borrar estos instintos animalescos de querer acceder a las hebras por la fuerza. Me dirán entonces del porqué existen violadores de niños. La imagen de un niño de temprana edad lo mismo que en su pubertad y adolescencia, se asemeja a la figura femenina, por lo que el pervertido no diferencia géneros. Para finalizar preguntaré: ¿qué hombre no siente deseos y atracción por jovencitas, incluyendo sus propias hijas? Otra cosa es que su grado de civilización le impida actuar.     

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario