perfil en facebook

7/10/2012

CUENTA REGRESIVA PARA CIELO



Santiago Villarreal Cuéllar
De acuerdo a los términos procesales de la Procuraduría General de la Nación, en agosto vencen para fallar la segunda instancia, por la investigación disciplinaria que adelanta este ente contra la gobernadora del Huila. Recordemos que el primer fallo dictaminó la suspensión de sus funciones y una inhabilidad por varios años. Sin embargo, ella apeló esa decisión y se espera el segundo, y último pronunciamiento. Al finalizar la primera semana de julio, se rumoró en algunos círculos sobre un supuesto fallo adverso a la señora Cielo. Fueron sectores del Partido Conservador quienes lanzaron el falso rumor, argumentando que el texto del fallo se había filtrado y ese sería el resultado. Es curioso, que precisamente sean los conservadores quienes se encuentren ansiosos porque la gobernadora se caiga. Ellos, que han sido premiados por esta administración con sendos cargos (secretarías de Despacho), y otras gabelas burocráticas; que hacen parte de la coalición en la Asamblea, sean quienes sacan toda clase de rumores y conjeturas, deseando el descalabro de la mandataria. Así paga el diablo a quien bien le sirve. Debo aclarar que los términos vencen en agosto, pero el señor Procurador bien puede fallar en cualquier momento.
Si el fallo es adverso, como lo desean los conservadores, no será la señora Cielo la única perdedora. Saldrá damnificado el Partido de la U, aval de la mandataria, que no podrá avalar otro candidato para ese cargo, en la quimérica posibilidad que hubiera nuevas elecciones. Pero los principales perdedores seremos todos los huilenses, quienes nos veremos avocados a una nueva justa electoral, con todos los gastos que ello conlleva. Claro está que los que saben de eso dicen que ese es el costo de las democracias. Volveremos a ver empapelados, postes, paredes, piedras y barrancos, con letreros azules, rojos, amarillos y matizados, con nombres y números de los candidatos a tan importante cargo. De nuevo se imprimirán y empastarán sendos programas de gobierno, que se inscribirán en la Registraduría del Estado Civil, los cuales nunca se cumplirán. Los candidatos se pasearán por pueblos y veredas, batiendo record imaginativo para ver quién dice más mentiras, a fin de convencer a ese pueblo incrédulo, que sin embargo, a última hora lo doblegan con dádivas y migajas. Y ni qué decir de los anuncios de una pagina en los periódicos y la ruidosa bullaranga por la radio, exponiendo promesas mentirosas para convencer a los escépticos.
Pero creo que los huilenses no seremos castigados con otra campaña electoral. Me atrevo a predecir que el fallo de la Procuraduría, absolverá la gobernadora y las aguas se calmarán.         

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario